Por teleconferencia, escucharon a un niño de cinco años en una audiencia con sus padres separados

Con intervención de la asesoría de Incapaces de Tartagal, un niño de cinco años que es hijo de padres separados pudo expresarse por teleconferencia en un caso que se inició por el desacuerdo ente los padres sobre su lugar de residencia.

La audiencia se realizó por medio de la aplicación Zoom, con la intervención del Asesor de Incapaces 1, Juan José Andreu, y todas las partes involucradas.

Se resolvió que el niño se quedará con su padre y sus abuelos en Santa Victoria Este y que se deberá garantizar que tenga un contacto fluido con la madre. Cuando termine el aislamiento social por la pandemia de coronavirus, los padres deberán resolver en una mediación cómo continuar.

El niño vivía con el padre y los abuelos en Santa Victoria pero en febrero viajó con su madre a Salta Capital, donde ella está viviendo y tiene un trabajo.

Luego de comenzado el año escolar, el padre inició actuaciones para que el niño regresara a Santa Victoria y aseguró que la madre no respondía cuando intentaba comunicarse con ella.

Si bien la madre aceptó volver con el niño a Santa Victoria la semana pasada, ayer se realizó una audiencia para analizar cómo seguirá la comunicación y los cuidados del niño. Participaron, cada uno desde su despacho en Tartagal, el Asesor de Incapaces, la fiscal Civil y Comercial Rosa Vélez, la jueza de Familia Claudia Viviana Yance y las secretarias para dar fe de los actos. Los padres y el niño se contactaron desde Santa Victoria.

La madre explicó que, aunque vive en Salta, constantemente viaja para ver a su hijo y que había tenido problemas con su celular cuando estaba en la capital.

El niño dijo que estaba bien con su papá y sus abuelos y que quiere seguir viendo a su mamá, que en este momento está en Santa Victoria, en la casa de una hermana. Estaba jugando antes de la audiencia y se lo veía de buen ánimo.

Juan José Andreu manifestó que es fundamental la comunicación entre los padres y que se tomen todas las decisiones respetando el derecho del niño a ser escuchado. Durante la audiencia, planteó que el padre debe garantizar el contacto con la madre, recurriendo a los medios tecnológicos disponibles y con todas las medidas de prevención necesarias en el marco de la pandemia de coronavirus.

Finalmente, se resolvió que el niño permanezca con el padre, que deberá facilitar un vínculo fluido con la madre.

La jueza exhortó a los padres a que, en el futuro, busquen soluciones por medio del diálogo, pensando en el bienestar del niño y escuchando su opinión. Cuando termine la cuarentena, deberán ir a una mediación y acordar cómo continuará el régimen de cuidados, comunicación y alimentos. Todas las partes manifestaron su conformidad con lo que se dispuso.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.