Créditos UVA: Promesas de campaña olvidadas

El Presidente Alberto Fernández volvió a referirse en el día de ayer por Radio Continental (AM590) a los créditos hipotecarios indexados por inflación (UVA), haciendo referencia a que se trata de “un acuerdo entre privados”. No es la primera vez que lo hace, pero su insistencia en querer reducir la problemática a un mero acuerdo entre privados, nos obliga a pronunciarnos públicamente al respecto.

A lo largo de toda la campaña electoral, el por entonces candidato, no se refería a estos créditos como una mera cuestión entre privados. Muy por el contrario, aludía a los mismos como una estafa y señalaba que todo el costo de la devaluación recaía sobre los deudores y que los bancos eran los grandes beneficiarios de esta relación contractual. Así mismo, señalaba que en el año 2003 y siendo él jefe de gabinete, junto con el Presidente Néstor Kirchner habían tenido que enfrentar una situación similar con los créditos hipotecarios dolarizados de la época de la convertibilidad. “Sabemos cómo hacerlo”, sentenció en más de una oportunidad.

En ese momento, El Estado se hizo presente y asumió su responsabilidad.

Han pasado solamente 60 días desde la asunción presidencial y su discurso en la materia, cambió radicalmente. Se devaluó su palabra.

Ahora la cuestión quedaría reducida a sólo 90.000 créditos (según el gobierno son las familias que dentro de los que han adquirido el crédito hipotecario UVA, fueron beneficiadas con el congelamiento), los cuales, en palabras del Presidente, ya han recibido asistencia con el congelamiento de sus cuotas durante cinco meses. Toda la asistencia e involucramiento del Estado se redujo a eso. Suena a poco, más bien a nada.

Es necesario recordar -pues las autoridades parecieran ser que se han olvidado de ello-, que estos créditos fueron impulsados desde el Estado Nacional como una política pública de vivienda. La normativa para instrumentar créditos indexados fue impulsada por el Banco Central (BCRA), pese a que en Marzo de 2016 se encontraba plenamente vigente la prohibición de indexar por precios. Utilizándose incluso como mecanismo obligatorio para cualquiera de las líneas disponibles durante el gobierno de Mauricio Macri en PROCREAR.

Haciendo caso omiso a la prohibición con respecto a la indexación de la economía, toda la maquinaria publicitaria del Estado y del sistema financiero se puso a disposición para promocionar esta nueva cuasi moneda, la UVA. Estas líneas crediticias tomaron fuerte impulso hacia mediados de 2017, comienzos de 2018 y con el paso del tiempo se convirtieron en las únicas disponibles para acceder a una vivienda, primera vivienda familiar de uso permanente.

Convirtiéndose en el único mecanismos prácticamente por el cual una familia podía de acuerdo a las condiciones establecidas, adquirir su vivienda. Disminuyéndose levemente el enorme déficit habitacional que presenta el país.

El Estado nunca estuvo ausente como actor de estos créditos. Fue el motor e impulsor de los mismos. El gobierno actual no puede desatenderse de ello.

No son viables créditos indexados a 20, 25 o hasta 30 años, con una inflación que navega por encima del 50 % anual, con ingresos de la población cada vez más devaluados y que se ajustan muy por debajo del nivel general de precios de toda la economía.

En momentos de descreimiento generalizado, cobra valor la palabra empeñada. No se puede pasar de calificar estos créditos como una estafa, y sin solución de continuidad sostener que sólo se trata de una cuestión entre particulares que aceptaron las cláusulas de un contrato, e incluso pensar en continuar su utilización.

Sr. Presidente de la República Argentina, Alberto Fernández, hemos reflexionado y al igual que Usted durante la campaña electoral, estamos convencidos que estos créditos indexados, son una estafa. De usted depende tomar una decisión y terminar con esta usura, llevando a la práctica una de sus frases de campaña: “Entre los bancos y la gente, me quedo con la gente”.

Colectivo Nacional Hipotecados UVA Autoconvocados.

Imagen relacionada

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.