Actualizan información de familias que integran La clave está en los niños

Por segunda vez padres, madres y adultos referentes de crianza de barrios de la zona norte de la capital participan en un test sobre parentalidad. Los resultados serán tomados por profesionales de Primera Infancia, la Universidad de Brown y Unicef.

Las visitas casa por casa a las familias iniciaron ayer coordinadas por los equipos técnicos y entrevistadores de la Secretaría de Logística del Ministerio de la Primera Infancia. El recorrido se hará a lo largo de dos semanas en 22 barrios de la zona norte y en total se estima contar con la respuesta de 570 adultos: madres, padres y/o tutores de niños, niñas y adolescentes preseleccionados a través de un primer diagnóstico.

La información recabada permitirá a los equipos profesionales de Primera Infancia, un grupo de investigadores de la Universidad de Brown y especialistas del área de estadísticas de Unicef Argentina, contrastar y evaluar el impacto del programa “La clave está en los niños” en torno a la crianza y el desarrollo de niños y niñas.

El procesamiento de los datos se realiza aprovechando las herramientas tecnológicas y metodologías desarrolladas por Salta para obtener información personalizada, actualizada, nominalizada, geo – referenciada y compartida para diseñar y ejecutar políticas públicas enfocadas en desarrollo humano desde la niñez.

La actualización de respuestas permitirá acceder a nuevos indicadores sobre habilidades de crianza, pautas de cuidado y reconocimiento de las etapas del desarrollo de niños y niñas en padres, madres y adultos tutores. Tomará como punto de comparación las primeras contestaciones obtenidas mediante un test sobre habilidades parentales.

Este proceso de diálogo, se realizó en marzo y abril de este año y definió el inicio de una experiencia de formación y acompañamiento familiar, junto a familias preseleccionadas, a través de talleres y visitas personalizadas coordinadas por acompañantes familiares del programa “La clave está en los niños”.

Cada test, contiene preguntas que promueven el diálogo con mamás y papás sobre el reconocimiento de las dimensiones protectoras, afectivas, de estimulación, de desarrollo motor y de apego y su influencia en el crecimiento y el desarrollo de capacidades. Asimismo, son un medio de acercamiento a las trayectorias construidas por cada adulto/a en los talleres de salud, educación, familia, trabajo, vínculo social, balance emocional, manejo del estrés, empatía, inteligencia filosófica, pensamiento crítico, creativo y comprometido.

“Los niños no vienen con manuales de instrucciones, entonces como Estado debemos acompañar a los padres y ayudarlos a brindar una crianza positiva a sus hijos” destacó el ministro Carlos Abeleira sobre la función de este programa de crianza significativa que cumple tareas de acompañamiento familiar y formación desde hace 5 meses en la zona norte de la Capital y también en Rosario de la Frontera y Campo Quijano.

“Países como Colombia, Paraguay, Brasil y Bolivia se han interesado en esta iniciativa que promueve el fortalecimiento de capacidades para que los adultos puedan brindar a los más pequeños una crianza significativa y positiva que posibilite a cada niño y niña un crecimiento integral en una etapa primordial como lo es la Primera Infancia” subrayó Abeleira.

La trayectoria de madres

Mientras avanza el proceso de entrevistas, las madres que forman parte de los espacios de formación que se realizan en merenderos, centros vecinales y espacios comunitarios de zona norte continúan participando en las actividades propuestas por docentes de artes, teatro, circo, cocina, bordado, lectura, sexualidad y género.

El grupo de mamás que participa en los talleres del merendero Divino Niño comparten su trayectoria y aprendizaje, destacando los meses de asistencia a los encuentros de capacitación y los cambios que lograron construir a través de un trabajo compartido con otras madres del barrio.

Fernanda, destaca que “aprendimos mucho, en conjunto, aprendimos a compartir, la solidaridad, a poner límites a los hijos, a querernos a nosotras mismas. Aprendimos a manejar nuestros tiempos y a darnos nuestro tiempo para nosotras. Sin educación no somos nada y esto es una educación que nos están dando para aprender a querernos a nosotras mismas”.

Sus compañeras Irma, Rosario y Eusebia también enfatizan en que “todos los aprendizajes se llevan a la casa”. Afirman que “los talleres son muy lindos porque nos sacan del espacio rutinario que tenemos todos los días”, “todo lo que yo aprendí acá lo hago en la casa y me gusta” y “esto te relaja, te ayuda a sentirse una misma, más confiada, más tranquila”.

https://youtu.be/AlySFOE7_BU

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: