Lo condenaron por intentar raptar a una niña mientras jugaba en una plaza, pero continúa en libertad

El juez Francisco Javier Aranibar, vocal de la Sala I del Tribunal de Juicio, condenó en procedimiento abreviado a Herling Torrez Jurado (36) a la pena de un año y cuatro meses de prisión de ejecución condicional por resultar autor penalmente responsable del delito de tentativa de rapto agravado.

El juez ordenó que el imputado continúe en libertad por la modalidad de la pena impuesta, sin perjuicio de lo dispuesto por otro tribunal, y le impuso una serie de reglas de conducta por el término de tres años: fijar residencia en la ciudad de Salta, comunicar cualquier cambio al tribunal en un lapso de 48 horas y someterse al cuidado del Patronato de Presos y Liberados; abstenerse de usar estupefacientes y de abusar de bebidas alcohólicas; prohibición de mantener todo tipo de contacto con la víctima; prohibición de acercamiento a una distancia de 200 metros de la víctima; prohibición de ejercer actos de violencia física, psíquica y sexual contra la menor; prohibición de salir de la provincia y del país sin autorización previa; presentarse del 1 al 10 de cada mes ante el tribunal para mantener actualizado su domicilio; realizar tratamiento psicológico por su adicción al alcohol. Todo ello con apercibimiento de revocarse la condicionalidad de la pen impuesta.

El juez dispuso finalmente la extracción de material genético del condenado por parte del Servicio de Biología Molecular del Departamento Técnico del Cuerpo de Investigaciones Fiscales (CIF), previa asignación del Dato único de Identificación Genética (DUIG), para su incorporación en el Banco de Datos Genéticos.

El imputado fue condenado por un hecho ocurrido en septiembre de 2016 en un espacio verde de barrio Santa Ana I. La denuncia fue presentada por la abuela de la menor damnificada. La mujer relató que, la noche del hecho, su nieta de 8 años ingresó a la casa llorando y muy nerviosa. Les contó que momentos antes, cuando se encontraba jugando en el espacio verde cercano al inmueble, se le había acercado un hombre, la había agarrado fuerte de la mano y se la había querido llevar, diciéndole obscenidades y que la iba a violar.

La menor logró soltarse y corrió a su casa a pedir ayuda. Con los datos aportados por la niña con respecto a la vestimenta y aspecto físico del sujeto, los familiares salieron a buscarlo y lo encontraron en la parada del colectivo. La niña lo reconoció y lo retuvieron hasta que arribó al lugar el personal del Sistema de Emergencia 911.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.