“Hay acciones que deben transformarse en políticas de Estado”

22/07/2019

El ministro López Arias hizo mención a la creación de la Unidad de Arresto Domiciliario por Monitoreo Electrónico, en una jornada de tecnología aplicada a la seguridad penitenciaria.

Los avances registrados en la provincia en la aplicación de tecnología en materia de seguridad penitenciaria deben transformarse, de acuerdo a la opinión del ministro Marcelo López Arias, en políticas de Estado. Y en ese sentido marcó la necesidad de que la comunidad mantenga ese tipo de acciones que ponen a Salta a la vanguardia institucional.

López Arias, ministro de Gobierno, Derechos Humanos y Justicia, abrió esta mañana la jornada de tecnología aplicada a la seguridad penitenciaria y su implementación en el control de personas con monitoreo electrónico.

Disertantes y asistentes hicieron un repaso del trabajo de la Unidad de Arresto Domiciliario por Monitoreo Electrónico (en concordancia con la Justicia), la calidad del recurso humano, la resocialización de internos y el ahorro que el sistema genera al Estado, actualmente superior a los $ 70 millones.

“Hay una necesidad de mantener lo que se hace y transformar las acciones en políticas de Estado. La continuidad debe darse por pedido del conjunto de la sociedad y no sólo por decisión de los gobiernos de turno”, indicó el funcionario, al tiempo que instó a los asistentes a “seguir en este camino de la capacitación porque mejora a la sociedad”.

Dos hechos se pusieron como ejemplo: la experiencia de la Unidad de Arresto Domiciliario por Monitoreo Electrónico en Salta que es replicada en otras provincias y la decisión de la jueza de Menores, Tatiana Dip Torres, de haber sido la primera en el país en utilizar el sistema de monitoreo en casos de menores en conflicto con la ley penal.

El subsecretario de Políticas Criminales y Asuntos Penitenciarios, Ramiro Lucena, hizo mención al trabajo estratégico, a la actualización permanente del servicio penitenciario y al uso de la tecnología como elemento primordial.

Indicó Lucena que la adaptación del control de internos por monitoreo electrónico no fue fácil, aunque se logró en poco tiempo y “eso tiene que ver con la calidad técnica y humana del personal del Servicio Penitenciario”. “Debimos arrancar de cero, adaptando protocolos, son dos años de una experiencia exitosa. Salta fue y sigue siendo modelo a nivel nacional”, dijo.

Actualmente están activas 110 pulseras electrónicas en toda la provincia: el beneficio de la prisión domiciliaria monitoreada es otorgado en todos los casos por la Justicia provincial a internos que cumplen una pena. Lucena señaló que esa decisión judicial tiene un efecto directo en la resocialización de los beneficiados y en la reducción de costos.

En la jornada, la jueza Dip Torres y el titular de la AUDME, José Flores, comentaron a los asistentes el trabajo que llevan adelante.

Más sobre: Ciencia y Tecnología.

Noticias relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir