La Orquesta Sinfónica de Salta brindará el primer concierto multimedia de la temporada

Con Ingo Dannhorn como solista al piano, estrenará piezas de Beethoven, Webern, Berg y Haydn, en modalidad multimedia.

El próximo jueves 28, la Orquesta Sinfónica de Salta, bajo la batuta de su director Noam Zur, estrenará en nuestra provincia tres aclamadas composiciones en modalidad multimedia. La cita será a las 21, en el Teatro Provincial.

El público disfrutará de una breve charla introductoria, a cargo del director, para luego deleitarse con el Concierto para piano y orquesta Nº 5, en mi bemol mayor, Op 73, “Emperador” de Ludwig van Beethoven, con el reconocido Ingo Dannhorn como solista en piano.

Luego, y continuando con la modalidad multimedia, la agrupación hará sonar la Sinfonía Op. 21 de Anton Webern, el Ostinato – música de películas – de la Suite Lulú de Alban Berg, y la Sinfonía Nº 47 en sol mayor, “El palíndromo” de Franz Joseph Haydn.

“La intención es acercar el público a la música, para que puedan ser testigos de lo que pasa tras bambalinas, conociendo las partituras el mismo tiempo que se van ejecutando” explicó Noam Zur.

Las entradas generales con ubicación tienen un valor de $100 y están en venta en www.saltaticket.gob.ar y en Boletería del Teatro, Zuviría 70.

Hay descuentos para jubilados y estudiantes que se pueden obtener sólo en Boletería del Teatro.

Ingo Dannhorn

Después de ganar numerosos premios en reconocidos concursos internacionales de piano como el Concurso Internacional de Piano Beethoven en Viena, el Concurso Internacional de Piano de Sydney y otros certámenes en Salzburgo, Viena, Ettlingen, Pinerolo y Senigallia, Ingo Dannhorn comenzó a hacer conciertos en todo el mundo, ganando rápidamente la atención internacional con su musicalidad cautivadora. En recitales en solitario altamente aclamados y como un músico de cámara consumado, su «calidad de sonido exquisita, llena de sabiduría y transfiguración aumentada» (Salzburger Nachrichten) ha conmovido a audiencias y críticos de todo el mundo.

Dannhorn ha dado conciertos en los centros de música y salas de conciertos más conocidos, como el Herkulessaal de Múnich, el Gran Salón del Musikverein de Viena, el Centro de las Artes de Seúl, el Hermitage de San Petersburgo, entre otros. Ha colaborado con Kurt Eichhorn, Dennis Russell Davies, quien dirigió su debut en el Musikverein Vienna, y Kurt Masur quien lo ha elogiado por sus habilidades musicales.

Además, es un apasionado educador. Se desempeña como profesor visitante de piano en la Universidad de Yonsei, en Seúl, una de las universidades más famosas de Corea, y ocupó cargos docentes en las Universidades de Música de Munich, Bremen, Augsburgo y Wiesbaden. Sus alumnos ganaron premios tanto en competiciones nacionales como internacionales. En enero de 2019 recibió el Premio del Presidente a la Excelencia en la Enseñanza de la Universidad de Yonsei.

El repertorio
El Concierto para piano Nº 5 El Emperador marca las innovaciones de Beethoven, que escribió las cadenzas y exigió a sus intérpretes que se ciñeran a ellas. En él hay quince o veinte fulgurantes intervenciones solistas de piano, exigentes, difíciles, sin cadenzas clásicas, de tres o cuatro minutos. Este concierto es casi una sonata para piano acompañada por orquesta.

Anton Webern, compositor austríaco, fue miembro de la Segunda Escuela de Viena y seguidor de Arnold Schoenberg, exponente del dodecafonismo. Sus innovaciones referentes a la organización sistemática de altura, ritmo y dinámica fueron decisivas para el “serialismo” musical. Su interés por la música antigua influiría mucho en su técnica compositiva. Su música fue denunciada como «bolchevismo cultural» cuando el Partido Nazi triunfó en Austria. Webern fue asesinado durante la ocupación aliada de Austria.

También alumno de Schoenberg, Alban Berg incursionó en la atonalidad y en el dodecafonismo, con obras vinculadas a la estética expresionista. Su música tiene además una sonoridad que evoca la tonalidad, con reminiscencias del romanticismo y una inclinación dramática.

Los palíndromos son palabras que se leen igual del derecho y del revés. Este juego lingüístico puede aplicarse a otras disciplinas artísticas, entre ellas la música. Franz Joseph Haydn, padre de la sinfonía y el cuarteto, lo utilizó en el “Minueto al reverso” de su Sinfonía nº 47, cuya segunda parte es exactamente igual que la primera, pero al revés. La partitura capicúa se completa con un trío que es también palindrómico.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: