22 de Julio: Día Mundial del Cerebro – Hacia el bienestar en la longevidad

Desde el año 2014, cada 22 de julio se celebra el Día Mundial del Cerebro, una fecha acordada por la Federación Mundial de Neurología para promover los cuidados preventivos y generar conciencia sobre las enfermedades silenciosas que pueden desgastarlo.

La expectativa de vida subió exponencialmente en las últimas décadas y la gran pregunta que no podemos dejar de hacernos es cómo seguir manteniendo nuestro cerebro saludable al momento de llegar a ser adultos mayores. Es cierto, todos tenemos un ADN, pero los estudios demuestran que hay ciertas conductas, comportamientos y cuidados que podemos ir adquiriendo para llegar a esta etapa de nuestra vida sin problemas de memoria, activos y con un alto nivel de satisfacción personal.

Para nuestro bienestar cerebral, el Instituto de Neurología Cognitiva (INECO) recomienda:

Mantenerse estimulado cognitivamente
Tratar de hacer cosas que nos desafíen a nivel cognitivo, que nos permitan entrenar nuestro cerebro para mantenerlo activo.

Alimentarse de manera saludable
Una dieta rica en frutas, verduras, cereales, legumbres y pescado ayuda a mantener la mente en forma (al favorecer el transporte de oxígeno y nutrientes a nuestro cerebro colabora a que este funcione correctamente).

Controlar los factores de riesgo cardiovascular
La hipertensión, el azúcar en la sangre, el colesterol, el cigarrillo, son algunos de los factores que hay que controlar para mantener nuestra salud cardiovascular y, por ende, un cerebro saludable.

Realizar actividad física
Hay numerosos estudios que muestran que las personas que realizan actividad física, aunque sea moderada -como caminar tres veces por semana durante media hora- tienen un cerebro mucho más saludable a lo largo de la vida.

Conservar nuestro bienestar emocional
Debemos tener en cuenta que la depresión, la ansiedad o los niveles prolongados de estrés tienen consecuencias negativas para las funciones intelectuales.

No abandonar la interacción social
Fortalecer nuestros vínculos sociales es otro de los factores preponderantes para mantener un cerebro saludable.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.