Los anfitriones de Airbnb en Salta recomiendan sus comercios favoritos

Los anfitriones de Airbnb recorrieron la zona del Convento San Bernardo para visitar los comercios que todos los días recomiendan a sus huéspedes y para conocer nuevas propuestas. Según datos relevados por la plataforma, en la provincia de Salta existen 500 anfitriones que comparten su espacio a través de Airbnb y ayudan a crear oportunidades económicas para sus comunidades.

La primera parada de la caminata fue en Semilla, una verdulería y almacén que vende productos orgánicos, vegetales cultivados en la zona y otros ingredientes habitualmente difíciles de conseguir. También preparan viandas para veganos, celíacos y personas con otras necesidades alimentarias.

Luego fueron recibidos en Benares, un negocio familiar que nace del amor al té en hebras. Su dueña brindó sus conocimientos sobre las preferencias de los locales y los viajeros: los salteños suelen elegir tés especiados o frutales, mientras que los extranjeros buscan el clásico earl grey.

Más entrada la noche la tercera parada fue Bier, un emprendimiento que ofrece cerveza artesanal producida 100% en Salta. Además dictan cursos de cata y producción. Su cerveza más característica es la producida con azúcar de caña y su propuesta se completa con pizzas elaboradas con recetas propias.

Después siguió Maciss, un rincón del barrio que solía ser un corralón de materiales, hasta que los hijos de los dueños decidieron reformarlo y convertirlo en un almacén gourmet. Maciss sorprendió con la nueva cara del local y con su menú, que incluye cervezas importadas y artesanales salteñas, una amplia carta de tapeo y tablas de fiambres.

La caminata concluyó en Ma Cuisine, donde los anfitriones compartieron una cena de 3 pasos. Se trata de un pequeño restaurante de 20 cubiertos propiedad del chef y sommelier Roberto Boujon, quien marida la comida francesa con vinos salteños. Como trabajan con productos de estación, la carta se muestra en pizarras en el salón, para poder modificarla día a día según la disponibilidad.

Durante 2017 los anfitriones salteños recibieron 15.000 llegadas de viajeros en sus casas y un anfitrión típico obtuvo un ingreso anual promedio de ARS 26.500 por compartir su hogar a través de Airbnb. De ese modo, además de generar un ingreso extra, los anfitriones también impulsaron el comercio en barrios que muchas veces se encuentran fuera del circuito turístico tradicional.

Esta iniciativa es la primera de las cuatro caminatas que el Club de Anfitriones planea realizar durante el 2018.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.