Llega a Salta el “El Sable Corvo de la Libertad”

En el marco de las V Jornadas Sanmartinianas, la masonería salteña exhibirá una réplica del sable corvo del General José de San Martín. Para enmarcar la muestra, Miguel Diglio y Pablo Javier Hergenreder disertarán sobre la importancia de gesta libertadora. La actividad se desarrollará el próximo viernes 06 de julio, a las 11:00 horas, en el teatro municipal (avenida Paraguay 1240).

El sable corvo del General San Martín es todo un símbolo de lucha por la libertad y la soberanía. Con él el Padre de la Patria liberó a Chile y Perú. Además fue objeto de especulaciones y reivindicaciones políticas. Sin duda es una pieza de gran importancia en la historia de nuestra Nación. No por nada Adolfo Carranza llegó a nombrarla como la «espada redentora del mundo».

Las V Jornadas Sanmartinianas están organizadas por la Respetable Logia Gral. San Martín N° 57 y cuentan con el apoyo La Gran Logia de la Argentina de Libres y Aceptables Masones, Gobierno de la Provincia de Salta, Municipalidad de la Ciudad de Salta, Concejo Deliberante de la Ciudad de Salta y Museo de Arte Contemporáneo.

El Sable de la Libertad

El sable corvo fue adquirido por San Martín en su estancia en Londres, antes de embarcarse a Sudamérica. Antes de morir, San Martín legó su sable al gobernador Juan Manuel de Rosas como una prueba de la satisfacción que tuvo al ver «la firmeza con que ha sostenido el honor de la República contra las injustas pretensiones de los extranjeros que tentaban de humillarla»

Después de la muerte de Rosas, el sable quedó en manos de su hija Manuelita, que vivía en Inglaterra, y fue quien recibió el pedido del director del Museo Histórico Nacional Adolfo Carranza, que solicitaba la donación de la espada.

Muchos años después, en 1963, el sable es robado por integrantes de la Juventud Peronista, que se lo querían dar a Juan Domingo Perón, exiliado en España. La espada nunca llegó a destino y a los pocos meses el sable fue devuelto y colocado de nuevo en el Museo Histórico Nacional.

La historia se repitió en 1965, de nuevo por la JP, que lo tuvo durante un año. Fue recuperado y en 1967 el dictador Juan Carlos Onganía le quitó la custodia al MHN y le dio el sable al Regimiento de Granderos a Caballo, donde permaneció hasta el año 2015 cuando la presidenta Cristina Fernández de Kirchner ordenó llevarlo de nuevo al MHN.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.