Ciudadanos del norte de Salta necesitan la instalación de una delegación permanente de AFIP

La apertura y puesta en funcionamiento de una delegación permanente de la AFIP en la ciudad de Tartagal, para atender las demandas de los ciudadanos del norte provincial, solicitó el diputado por Salta, Andrés Zottos, a través de un proyecto presentado en el Congreso Nacional.

Actualmente la AFIP atiende tramites dos veces por semana en la ciudad de Tartagal, por lo que a la hora de realizar gestiones de mayor complejidad, los ciudadanos del departamento San Martín deben desplazarse más de 250 km. para ir y regresar a Orán, donde se encuentra la delegación más cercana, con el costo que ello implica.

“Con la apertura de una delegación permanente de la AFIP, se pretende encontrar una solución a las necesidades de los vecinos de Tartagal y localidades cercanas, como así también llevar más Estado a los lugares que han sido relegados”, explica el legislador en los fundamentos del proyecto.

Destaca además que, por su economía, “Tartagal es la tercera ciudad en importancia de la provincia, con una tasa de crecimiento anual de población del 1,5% y 74.139 habitantes aproximadamente. Entre su estructura, aloja una sede regional de la Universidad Nacional de Salta y de la Universidad Católica y cuenta con el Juzgado Federal de Primera Instancia”.

“Los vecinos de Tartagal se han pronunciado en varias reuniones, reclamando por esta situación que obstaculiza la realización de trámites, sobre todo por la distancia que deben recorrer para ser atendidos, o solucionar los problemas que los aquejan ante la AFIP, por lo que la apertura y puesta en funcionamiento de una delegación permanente de AFIP en la ciudad de Tartagal servirá para mejorar la calidad de atención de sus habitantes, acortar las distancias, y así ayudar al estado en su rol de recaudador de impuestos y a los habitantes a estar al dia con sus obligaciones”, detalla Zottos.

Cabe destacar que el proyecto es acompañado por las firmas de sus los legisladores nacionales, Javier David y Pablo Kosiner.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.