Su padrastro abusó de ella durante años, quedó embarazada, lo denunció y él finalmente irá a prisión

La jueza María Victoria Montoya Quiroga, vocal interina de la Sala I del Tribunal de Juicio, condenó en audiencia de juicio abreviado a B.F. (44) a la pena de ocho años de prisión de ejecución efectiva por resultar autor penalmente responsable de los delitos de abuso sexual gravemente ultrajante agravado por la convivencia, abuso sexual con acceso carnal continuado agravado por la convivencia, amenazas y coacción, todo en concurso real, en perjuicio de R.A.C.

La jueza ordenó el traslado del imputado a la Unidad Carcelaria 1.

El imputado era pareja de la madre de la víctima y compartían una vivienda en barrio Palmeritas. La denunciante contó que B.F. comenzó a abusar de ella cuando tenía 14 años. Lo hacía en el domicilio familiar, cuando su madre salía, o la llevaba de noche a las obras en construcción donde él trabajaba como albañil con el pretexto de buscar unas herramientas y allí la sometía. Cuando ella intentaba resistirse le pegaba con objetos en la cabeza o le daba golpes de puño. Producto de los abusos, a los 16 años quedó embarazada. Cuando tenía ocho meses de gestación se fue a vivir a la casa de una amiga, pero su madre la denunció por fuga de hogar y tuvo que regresar. La denunciante señaló que nunca le contó a su progenitora lo que le hacía el imputado porque él la amenazaba con matar a sus hermanos. En diciembre de 2004 nació su hija e intentó escaparse varias veces con ella, pero la obligaban a volver. Entonces huyó sola pero en 2006 su madre la buscó para entregarle a la niña, ya que ella se estaba separando del imputado y se iba a vivir a Buenos Aires. La denunciante vivió con su hija alrededor de un año, hasta que un día, mientras ella se encontraba internada en el hospital, B.F. mandó a buscar a la menor con su hermano con el pretexto de cuidarla y no se la devolvió. Cuando el dieron el alta fue a buscarla pero el imputado le dijo que no se la iba a entregar hasta que tuviera un lugar seguro donde vivir. Al tiempo consiguió un terreno en barrio Bicentenario y volvió a buscar a su hija, pero B.F. la retuvo una vez más. El 30 de octubre de 2016, la denunciante fue a retirar a su hija a la escuela donde concurre y se la llevó con ella, por temor a que el imputado también la sometiera a maltratos y abusos. Ese mismo día, B.F. se presentó en el domicilio de R.A.C., intentó golpearla y amenazó con prenderle fuego a la vivienda con sus hijas adentro (luego de irse de su casa formó pareja y tuvo dos nenas más). Una vecina escuchó las amenazas y se acercó a ayudarla.

Nota: Se omitió el nombre completo de las personas involucradas para preservar la identidad de la víctima y su derecho a la intimidad y confidencialidad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *