Un nuevo mensaje, una nueva escena

Estamos hechos de palabras. El universo simbólico nos conforma, y es el discurso imperante en cada época la tierra fértil que regulará las actividades, los valores, las formas de relación con los otros. Así se constituye nuestra subjetividad, hacemos lazo social, amamos, odiamos, estamos.

Hoy, vivimos tiempos en los que la violencia, la intolerancia, el horror y el dolor se han instalado como nuestros compañeros de ruta. Es necesario recorrer el camino hacia la creación de nuevos lazos que recompongan el tejido social, que permitan que las diferencias enriquezcan posibilidades, que las relaciones entre los sexos se desplieguen en nuevas escenas, que los lazos amorosos se reconstruyan, que las rivalidades y los malestares encuentren un nuevo cauce,más creativo, menos mortífero.

Sobre este universo nos proponemos trabajar, que ello sea posible, o no, no debe restarnos esperanza.

Y, sin duda, los medios de comunicación pueden ser nuestros mejores aliados a la hora de poner en crisis sentidos instituídos, prácticas arraigadas y fantasías tranquilizadoras o aterradoras que acompañan nuestra manera de habitar el presente.

Guiados por la idea de dar forma a un mundo más amable en el que las diferencias no impliquen desigualdad, los lugares no impliquen exclusiones y los desacuerdos no impliquen enemigos, el Consejo de la Mujer del Instituto Internacional de Derechos Humanos-Capítulo para las Américas y la Federación de Asociaciones de Damas Ítalo-Argentinas hemos puesto en marcha el Programa “Nuevos mensajes, nuevos escenarios”.

Proyecto federal que propone convocar a periodistas, publicistas y hacedores de contenidos de los medios de comunicación a trabajar en conjunto para replantear un nuevo escenario, para fomentar una mirada crítica acerca de ciertas “notas”, publicidades, ficciones, o diferentes espacios en los que el tratamiento de los temas trivializa las pequeñas violencias cotidianas, prejuzga accionares tanto de mujeres como de varones, o naturaliza situaciones que, sostenidas en prejuicios o estereotipos, suelen violentar o sostener antagonismos dolorosos.
A la vez, crearemos canales de participación para las mujeres y los hombres que quieran acercarnos su voz y hacer oir sus ideas, sus proyectos, sus propuestas. Artesanos de un cambio que ya ha empezado pero que debemos avivar como el fuego que nos da calor.

Invitamos a todos aquellos que se sientan convocados por la idea, a acompañarnos en este camino.

Mónica Chama — María del Carmen Roni
nuevomensaje@hotmail.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: