Salta: Fuerte impacto de las decisiones del Gobierno

Aunque el Gobierno nacional, en cierta forma, dio marcha atrás, aún hoy se perciben los coletazos que dejó Precios Transparentes.

El programa nacional apuntaba a poner punto final a las promociones que indicaban compras en cuotas sin interés, cuando había un costo financiero que se cargaba sobre el consumidor.

La idea era bajar la inflación, pero el desplome de las ventas obligó a la Casa Rosada a modificar el programa que había implementado en febrero pasado.

Desde el Instituto de Informaciones Comerciales de Salta (IICS), Pablo Aldaz dijo que el plan oficial era «sincerar el precio de contado, ya que los precios exhibidos, en general, tenían cargado el costo financiero y de servicios de las tarjetas de créditos, que podía variar entre un 12 y un 25 por ciento, dependiendo del plazo de la financiación, ya sea en seis, 12 o 18 cuotas».

Aldaz remarcó que el resultado fue inverso al esperado. «La mayoría de los comercios tomó el precio exhibido como de contado y al precio de tarjeta le sumaron la financiación. Esto produjo no solo un aumento de precios casi automático, que provocó un aumento en la tasa de inflación, sino también una retracción en los créditos y en la financiación, ya que el cliente prefería utilizar el método de compra de contado, ya que si financiaba el aumento era sustancial», explicó.

Más bancarización

En Salta la bancarización sigue avanzando. De acuerdo a datos correspondientes a febrero de 2017 del Banco Central de la República Argentina (BCRA), en la provincia hay 67 entidades financieras, un 31 por ciento más de las que había en 2015.

Según información publicada por la Dirección General de Estadísticas de Salta, hace dos años eran 51 las entidades financieras operativas.

De las 67 sucursales o sedes registradas, nueve son públicas, como el Banco Nación, y 58 corresponden a capitales privados.

Concentración

Al observar los últimos datos sobre créditos para el sector privado, queda en evidencia la gran concentración de la actividad económica y financiera en la capital salteña. En 2015, por ejemplo, de los 13,4 mil millones de pesos que se prestaron en la provincia, el 71 por ciento fue para clientes radicados en la ciudad.

Fuentes bancarias reiteraron que sigue con más peso el crédito para consumo que se da a las familias en comparación a los préstamos para el sector productivo.

Por otra parte, aún se espera un mayor movimiento por la reactivación de los créditos hipotecarios que promueve el Gobierno nacional.

eltribuno

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.