Se jubiló y continúa trabajando para los jóvenes

Carlos Seco (65) se jubiló con el cargo de director de la Escuela Técnica N° 3138 «Alberto Einstein», pero su pasión por la enseñanza lo llevó a seguir trabajando por la educación de los jóvenes.

El fin de la vida laboral es un respiro para unos, pero para otros puede ser el comienzo de una etapa difícil, donde no se sienten útiles ni valorados. Seco, no quiso seguir este camino, y luego de su retiro, recibió una propuesta de trabajo por parte de LuSal para ser coordinador de los cursos de capacitación para los alumnos del último año de las escuelas técnicas de Capital y Campo Quijano, de la especialidad en electromecánica.

Hoy, hace cinco años que ocupa este cargo. “Fui profesor de un ingeniero de la empresa. Una vez nos encontramos y me dijo que podía ser útil para muchos chicos que hoy están estudiando, así como lo fui para él”, recuerda Seco.

Con una de sus hijas viviendo en Europa, luego de haber viajado en reiteradas ocasiones al viejo continente para visitarla, Seco sintió la necesidad de seguir colaborando para el progreso de su ciudad natal. Teniendo como principal interés que los alumnos amplíen mejor sus habilidades y conocimientos para el futuro de las organizaciones, y el país consiga un desarrollo como en aquellos lugares.

“No veo la hora de que empiece el ciclo lectivo, desde nuestro lugar tenemos que transmitir el conocimiento que adquirimos después de tantos años”, destaca quien se ocupa de coordinar las actividades de responsabilidad social de LuSal con las escuelas técnicas.

Carlos Seco, es el nexo entre las escuelas técnicas y las empresas del sector, y trabaja con más de 200 chicos manteniendo viva la inquietud por seguir realizando actividades en las que pueda aportar desde su lugar, y piensa seguir colaborando con la empresa que le dio lugar para que pueda seguir desarrollándose dentro de su área.

La historia de Seco ayuda a vislumbrar una puerta que se abre cuando todo parece indicar que otra se cierra. Una situación que muchos adultos mayores viven cuando luego de años en una profesión, carrera u oficio, sintiendo el terror del “y ahora qué”, y deciden emprender un nuevo camino.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: