Diez años de prisión por abusar de su hijastra

Los jueces de la Sala IV del Tribunal de Juicio condenaron a M.A.V. (49) a la pena de diez años de prisión por resultar autor material y penalmente responsable de los delitos de abuso sexual con acceso carnal agravado por la guarda y el aprovechamiento de la situación de convivencia (dos hechos) en concurso real, y privación ilegítima de la libertad agravada, todo en concurso real.

Los jueces revocaron la modalidad de prisión preventiva bajo régimen de detención domiciliaria oportunamente concedida al imputado y ordenaron que sea alojado inmediatamente en la unidad carcelaria local. Asimismo, recomendaron al director del Servicio Penitenciario que se le brinde al condenado tratamiento psicológico atento a la naturaleza del hecho por el cual resultó condenado.

En el mismo fallo se declaró la incompetencia territorial del Tribunal respecto a los hechos denunciados como acontecidos en la ciudad de Mendoza, desde que la víctima contaba con 8 años de edad y que fueran requeridos como constitutivos de abuso sexual gravemente ultrajante por su duración en el tiempo, agravados por la situación de convivencia, remitiéndose copia de las actuaciones y de la testimonial de la menor contenida en circuito cerrado de televisión al Tribunal con sede en la Provincia de Mendoza que corresponda por su jurisdicción y competencia.
M.A.V. fue denunciado por su pareja por un hecho ocurrido el 5 de enero de 2015. Esa noche, alrededor de las 4.15, la denunciante sorprendió al imputado saliendo del sector de la habitación donde dormía su hija de 13 años (el cuarto tenía una divisoria con cortinas). La menor es hijastra del acusado y, ante las preguntas de la madre, le confesó llorando que era la segunda vez que su padrastro abusaba de ella y que la venía sometiendo a tocamientos impúdicos desde que tenía 8 años. La niña le dijo a su madre que no había contado nada porque no quería que su hermano menor se quedara sin padre, como ella.

Esa misma noche, cuando la denunciante le dijo al imputado que iría a denunciarlo al destacamento policial ubicado a pocos metros de la casa, este le impidió salir interponiéndose en el portón de ingreso. No obstante, la mujer logró ver por una rendija que se acercaba un móvil policial y logró pedir ayuda.

Nota: Se omitió el nombre completo de las personas involucradas para preservar la identidad de la menor y su derecho a la intimidad y confidencialidad, en virtud de la Convención de los Derechos del Niño (artículo 77, inciso 22 de la Constitución Nacional, Ley 23849) y las Leyes 26061 de Protección Integral de los Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes, y 26522 de Servicio de Comunicación Audiovisual.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: