La Municipalidad controla y capacita sobre la poda para mejorar la calidad del arbolado público

El propósito es tener especies fuertes, sanas y atractivas. Esta meta se puede alcanzar sabiendo cómo, cuándo y por qué podar.

La Secretaría de Ambiente inició una campaña para generar conciencia y responsabilidad sobre la correcta y oportuna poda de árboles, mientras se profundizan las notificaciones a quienes incumplen las ordenanzas y atentan contra el arbolado de la ciudad.

La Municipalidad recomienda no podar antes de efectuar una práctica incorrecta, ya que los cortes son heridas por donde pueden ingresar diferentes patógenos y enfermar el árbol.

Los tipos de poda recomendados son los de formación y las de mantenimiento, por lo que el “desmochado” es una práctica totalmente desaconsejada.

Los árboles, al igual que el resto de las plantas, elaboran sus propios alimentos y su alimento se produce en las hojas y por eso es tan importante conservar su follaje.

La poda inapropiada propicia la penetración de hongos y pudre gravemente la estructura del árbol, daños que continuarán durante toda su vida. Las podas mal hechas enferman y disminuyen la perspectiva de resistencia de cualquier especie y, aunque sobreviven y siguen creciendo, se convierten en poco estables.

El desmoche o reducción de copa genera la disminución del área fotosintética del árbol. Por lo general, las raíces son las más afectadas, muriendo algunas de ellas por la merma del alimento proveniente de una copa de menor tamaño. Esto ocasiona la progresiva pérdida de estabilidad tornándolo peligroso en la vía pública.

Las ordenanzas que regulan la poda y extracción de árboles son las 7060/97 y 14188/11.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: