Mitos y realidades: ¿Cómo cuidamos nuestros oídos?

Es importante cuidar los oídos desde edades tempranas, siguiendo las revisiones recomendadas y evitando someterlos a estrés con ruidos intensos como los generados por el tráfico, las obras, los gritos, el uso de auriculares al máximo volumen, entre otros factores.

La fonoaudióloga del Instituto Médico de Alta Complejidad (IMAC) Carina Giner, aclara algunos mitos y realidades sobre el cuidado de la salud auditiva:

No hay que usar hisopos para limpiar los oídos

Ý  Realidad: Puede utilizarse pero sólo para limpiar las orejas, es decir, por fuera. Pero para el oído NO porque es muy grande la proporción de casos de ruptura de la membrana del tímpano ocasionada por el uso de hisopos de algodón. En la mayoría de los casos, las roturas se curan por sí solas, pero una pequeña minoría de casos muy serios, requiere de cirugía. Cuando la perforación es muy seria, puede incluso ocasionar la parálisis facial y vértigo.

Usar auriculares al volumen más alto es perjudicial para la salud auditiva

Ý  Realidad: El uso excesivo de dispositivos de audio personales y la exposición a niveles perjudiciales de sonido en bares y discotecas puede conllevar la pérdida de audición. La exposición a sonidos fuertes puede provocar una pérdida temporal de la audición o acufenos (sensación de zumbido en el oído). Cuando la exposición es particularmente fuerte, regular o prolongada, puede conducir a un daño permanente de las células sensoriales del oído, lo que provoca la pérdida irreversible de la audición.

Cuando una persona tiene problemas de audición se da cuenta enseguida

Þ  Mito: Esto depende de la pérdida auditiva, por lo general las personas que consultan al fonoaudiólogo lo hacen cuando ya se encuentra bastante avanzado el grado de sordera. En otros casos, recién después de realizar una audiometría es cuando se enteran que poseen una disminución auditiva. Esto último se detecta bastante en los exámenes pre-ocupacionales.

Solamente los adultos mayores tienen problemas de audición

Þ  Mito: Todos podemos tener problemas de audición. Desde el adulto mayor, ya sea por la edad o por alguna patología, hasta el recién nacido, por eso es FUNDAMENTAL la detección temprana en el nonato a través de la realización de OTOEMISIONES ACÚSTICAS. Todo niño recién nacido tiene derecho a que se estudie tempranamente su capacidad auditiva y se le brinde tratamiento en forma oportuna si lo necesitare.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: