Por prestar y llevar personas en la caja de su camioneta debe pagar daños y perjuicios

La Sala Segunda de la Cámara de Apelaciones en lo Civil y Comercial modificó una condena de primera instancia al hacer lugar a un recurso de apelación y en consecuencia incluyó al propietario de una camioneta en la obligación de pagar daños y perjuicios por un accidente producido en 2006.

La sentencia de primera instancia había hecho lugar parcialmente a la demanda declarando la existencia de culpa concurrente de un menor (que iba en la caja de la camioneta) en un 20 por ciento y del conductor del vehículo en el 80 por ciento por la suma de 210 mil pesos en concepto de daños más los intereses desde el momento del hecho (30/12/2006).

Las juezas de la Sala Segunda de la Cámara de Apelaciones en lo Civil y Comercial incluyeron al propietario en la condena estableciendo además la responsabilidad exclusiva de ambos (conductor y propietario) por los daños y perjuicios cuantificados en la sentencia de primera instancia.

El propietario de la camioneta le prestó su vehículo a quien en el momento del hecho la conducía. En diciembre de 2006, el menor resultó con heridas mientras el conductor realizaba maniobras en reversa cuando regresaban de un viaje. En la caja de la camioneta iban siete menores y tres mayores. En un momento se cayó la tapa de una conservadora que uno de los niños intentó recoger poniendo un pie afuera de la compuerta cuando el vehículo frenó e hizo marcha atrás provocando la caída del menor y arrastrándolo.

Las juezas luego de evaluar los antecedentes consideraron que el propietario de la camioneta debe responder por los daños sufridos por el niño “en concurrencia y en igual medida que el conductor del vehículo”, advirtiendo que el hecho se produjo por “culpa grave del conductor de la camioneta, tanto por llevar a diez personas – entre ellas, siete niños- en la caja de la camioneta – lugar vedado al transporte de personas”.

El conductor hizo una “maniobra manifiestamente imprudente y contraria a múltiples disposiciones de tránsito” dijeron y descartaron que la causa del accidente pudiera haber radicado en la culpa del menor “toda vez que en cualquier caso que fuera, la conducción en reversa en tales condiciones de modo y lugar resultaba altamente negligente e imprudente pudiendo preverse la caída o presencia de una de las personas que eran transportadas de modo inapropiado y precario en el vehículo.”

Por esto mismo las juezas de la Sala Segunda de la Cámara de Apelaciones en lo Civil y Comercial resolvieron la modificación de la sentencia apelada incluyendo al codemandado propietario de la camioneta estableciendo su responsabilidad exclusiva por los daños y perjuicios derivados del accidente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: