Partidos solo permiten que se publiciten cabezas de listas

Teniendo en cuenta el tiempo de campaña y el sistema de voto electrónico, candidatos en segundo término en adelante avizoran los comicios como una pérdida de tiempo personal. Muchos de ellos solo tendrán que trabajar en publicitar y posicionar al candidato que lidera la lista y conquistar votos mostrándose por lo bajo y movilizar a sus votantes con cautela sin quitar protagonismo al único rostro que figurará en la máquina electrónica.

Para muchos esto no es nuevo. Pero para estos candidatos es importante poder mostrar su posible capacidad o idoneidad. Sin dejar de lado lo más importante: la población tiene derecho de conocer quiénes son aquellos que secundan a los mediáticos candidatos, para luego no reiterar antiquísimas preguntas como ¿y a éste quien lo voto? ó ¿de dónde salió?

Como estrategia resulta totalmente lógico y lamentable a la vez. Sabiendo que existe una alta posibilidad de formar parte de la boleta oficial de su partido, los candidatos en segundo término en adelante se ven desplazados y obligados por directivas de sus dirigentes de no mostrarse ni publicitar su potencial. Todo ello para “no confundir a la población y conseguir que vayan directamente a elegir al publicitado, evitando que el elector demore buscando o se canse y no halle a su elegido que figura en tercer término”.

Lo que no se percatan los dirigentes de partidos al tomar esta decisión es que la población que sufraga no es “lenta” y cuenta con la capacidad suficiente como para entender que este nuevo sistema de sufragio presenta esta situación y que todos se identifican con un numero, color y rostro único.

Son pocos los partidos que cuentan con listas únicas. Los partidos que se encuentran propiamente “partidos o divididos” y se ven en la circunstancia de ir a una contienda electoral interna solo mostraran el rostro de sus cabezas de lista. Pobre de quien se encuentre en cuarto termino, no logrará que le conozcan el rostro, ya que su imagen solo figurará el 6 de octubre en el espejo de su baño al inicio de la jornada.

Fernando Climent para L@ Hor@

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: