Salta comenzó a vivir el tiempo del Milagro

Ante una Catedral colmada de fieles, el vicegobernador, Andrés Zottos y su esposa, Esc. Marisa Yudi, participaron este sábado de la ceremonia de entronización de las imágenes del Señor y la Virgen del Milagro.

De esta manera, Salta comenzó a transitar el tiempo del Milagro, que tendrá su punto culminante en el mes de setiembre, con la novena y procesión en honor a sus Patronos Tutelares

La ceremonia de entronización fue encabezada por el arzobispo de Salta, monseñor Mario Antonio Cargnello y este año tendrá por lema “con Fe enamorada, convirtamos la esperanza en Milagro”.

Durante la entronización se recordó la historia de los cultos del Milagro, que comenzaron un 13 de setiembre de 1692 a raíz de un fuerte terremoto, que hizo que el pueblo de aquel entonces se volcara a la Catedral y luego, tras una revelación, decidiera sacar a las dos imágenes en procesión de penitencia, instaurando para los años posteriores la novena.

Fue así como dice la historia eclesial que ese pacto de fidelidad preservó a la ciudad de otros fuertes movimientos telúricos ocurridos en octubre de 1844 y en agosto de 1948.

Posteriormente a la entronización, durante la misa, Cargnello pronunció su homilía recordando que Salta vive esta fiesta coincidentemente con el año de la Fe y sostuvo que ese es el camino de la amistad y una renovada actitud de confianza en Dios.

“Somos un pueblo fiel que necesita más honradez, más honestidad y verdadera solidaridad; que no nos mientan, que no nos roben y que no nos engañen” afirmó y agregó que es mejor para el pueblo poder trabajar a tener que mendigar.

Cabe destacar que luego de la entronización del Señor y la Virgen del Milagro se abre un periodo para la visita de las escuelas, además de otras actividades como el “Milagro con los Niños” y “el Milagro con los Jóvenes”, tras lo cual llegará el tiempo de la Novena, las peregrinaciones desde todos los rincones de la Provincia y la fiesta grande prevista para el domingo 15 de setiembre.

Parte de prensa

Foto Carlos Figueroa

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.