Mes de las Heroínas y Mártires Latinoamericanas

El 12 de julio 1780, en Toroca, actual territorio de Bolivia, nació Juana Azurduy. Al frente del Batallón Leales, la Generala Azurduy fue uno de los símbolos de la lucha por la independencia de los pueblos de América del imperio español.
En su honor, y mediante la Ley 26.277, Argentina conmemora cada 12 de julio el “DÍA DE LAS HEROÍNAS Y MÁRTIRES DE LA INDEPENDENCIA DE AMÉRICA”.
Con la intención de brindar un reconocimiento a esta gran mujer y a otras que construyeron y construyen día a día la Patria Grande, el Encuentro Nacional Popular Latinoamericano presenta el “Mes de las Heroínas y Mártires Latinoamericanas”. El ciclo se inaugura con esta reseña sobre Juana Azurduy, la Flor del Alto Perú.
Juana Azurduy acompañó a su esposo Manuel Ascencio Padilla en el liderazgo de la de las luchas por la emancipación en el Virreinato del Río de la Plata. En 1813 Manuel y Juana se pusieron a las órdenes del General Belgrano, jefe del Ejército Auxiliar Argentino, llegando a reclutar 10.000 milicianos. La Generala, que hablaba el castellano, quechua y aymara, representó cabalmente los intereses populares, a los que defendió con gran valentía.
Juana Azurduy organizó luego el “Batallón Leales” que participó en la Batalla de Ayohuma el 9 de noviembre de 1813, y que significó el retiro de los ejércitos argentinos del Alto Perú. A partir de ese momento Padilla y sus milicianos se dedicaron a realizar acciones guerrilleras contra los realistas. Azurduy lideró la columna que atacó el cerro de Potosí, tomándolo el 8 de marzo de 1816. Debido a su actuación, tras el triunfo logrado en el Combate del Villar recibió el rango de teniente coronel por un decreto firmado por Juan Martín de Pueyrredón, Director Supremo de las Provincias Unidas del Río de la Plata, el 13 de agosto de 1816. Tras ello, el general Belgrano le hizo entrega simbólica de su sable.
El 14 de noviembre de 1816 fue herida en la Batalla de La Laguna, su marido acudió a rescatarla y en este acto fue herido de muerte. A la muerte de Padilla, Azurduy asumió la comandancia de los ejércitos que conformaban la luego denominada Republiqueta de La Laguna, por lo que es honrada su memoria en la Argentina y en Bolivia.

¡Viva Juana Azurduy!
¡Vivan las mujeres latinoamericanas!
¡Viva la Patria Grande!

ENPL

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.