Greenpeace: Reclamo frente a la catedral de Salta

Greenpeace: “Urtubey, desmontar es pecado”. Frente a la catedral de Salta, Greenpeace reclamó esta mañana al gobernador Juan Manuel Urtubey que cumpla con la Ley de Bosques y deje de autorizar desmontes en zonas protegidas.

Activistas de Greenpeace se subieron a una estructura de siete metros de altura frente a la catedral de Salta y desplegaron un cartel con la leyenda “Urtubey: Desmontar es pecado”. Mientras tanto, otros integrantes de la organización repartieron información a los turistas sobre cómo el gobierno salteño viola sistemáticamente la Ley de Bosques.

“Desde la sanción de la Ley, en Salta se desmontaron 350 mil hectáreas, de las cuales 100 mil eran zonas protegidas. El gobierno de Urtubey continúa con la política de deforestación del ex gobernador Romero y cambia lo establecido por la ley nacional de bosques a pedido de los desmontadores.”, señaló Hernán Giardini, coordinador de la campaña de Bosques de Greenpeace.

El miércoles, Greenpeace detuvo una topadora que se encontraba desmontando en la finca San Francisco, ubicada en el departamento San Martín, al norte de la provincia.

La organización ambientalista difundió un informe que demuestra cómo se viola la legislación nacional al realizar modificaciones, a pedido de los empresarios agropecuarios, en el Ordenamiento Territorial de Bosques que delimita las zonas protegidas, para luego autorizar su desmonte. (1)

“Es vergonzoso que la provincia no cumpla con una ley nacional amparándose en que la ley provincial, de menor jerarquía, les permite cambiar las zonas boscosas protegidas en forma caprichosa. En distintas oportunidades advertimos sobre esto, es claramente inconstitucional”, afirmó Giardini.

La organización ambientalista señaló además que el gobierno salteño está autorizando desmontes en zonas protegidas por la Ley de Bosques para la producción de ganadería intensiva.

“A pesar de las restricciones legales, la provincia busca cuadruplicar su stock ganadero para 2030, lo que implicará la pérdida de 3 millones de hectáreas de bosques nativos y afectará seriamente a las comunidades indígenas y campesinas”, finalizó Giardini.

Parte de prensa

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.