El Milagro ya se vive en Salta

Mañana se entronizarán las imágenes de nuestros santos patronos. La celebración será a las 18 con el rezo del santo rosario.

“Con fe enamorada convirtamos la esperanza en milagro” es el lema del Milagro para este año. Y esta celebración de fe, la más grande en nuestra provincia, ya comienza a vivirse. Mañana, durante el último fin de semana de vacaciones de invierno, se realizará la entronización de las imágenes del Señor y Virgen del Milagro. La celebración en la Catedral comenzará a las 18 con el rezo del santo Rosario. A las 19 presidirá la santa misa el arzobispo de Salta, monseñor Mario Antonio Cargnello.

La entronización de las imágenes marca el inicio del tiempo del Milagro. El padre Marcelo Singh explicó que mañana, al inicio de la celebración, la virgen estará en el trono dispuesto a un costado del trono mayor. Luego se trasladará al Cristo del Milagro desde su altar hasta el trono, uno de los momentos más emotivos de esta ceremonia. Se procederá a una lectura de los recuerdos de la presencia de Dios en nuestro caminar como pueblo de Salta. Al finalizar, se oficiará la misa.

“Este es un día muy lindo en el que todo el pueblo presente recibe con alegría y con sus pañuelos en alto a sus santos patronos”, expresó Singh.
También dijo que el lema del Milagro alude al año de la fe. “Fe enamorada como una fe comprometida que se traduce en la vida y que busca traducirse en la caridad. El objetivo del Milagro es lograr esa coherencia y que los cristianos podamos expresar nuestro encuentro con Cristo siendo más humanos y caritativos”, dijo y concluyó: “En tiempos en los cuales la esperanza puede ser apagada por los problemas o las dificultades, le pedimos al Señor que esa esperanza sea renovada en nosotros, en la reconciliación, la humildad, y la justicia para nuestro pueblo”.

Las intenciones

Las intenciones durante el tiempo del Milagro para este año son agradecer a Dios Padre Providente por el don del Papa Francisco, que es “regalo compromiso”, para que guiados por su testimonio de humildad comuniquemos la vida de Cristo a todos; reconocer la familia como un Santuario valioso para que nuestro pueblo sea custodio responsable de la vida humana desde su concepción hasta la ancianidad y fortalecer nuestro compromiso por una Patria más justa, fraterna y solidaria, para caminar en la reconciliación y la unidad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.