29 y 30 de junio: Jornada Mundial de la Caridad del Papa

¿Cómo podemos participar de la Jornada y dónde puedo realizar una donación?

Con la oración personal y comunitaria rezando por las intenciones y misión del Papa.
Con nuestra colaboración en las colectas que se realizan en las misas del 29 y 30 de junio de 2013 en todas las parroquias y capillas del País.

Caridad del Papa

La misión y servicio del Papa es indispensable en la Iglesia, y no se basa en prerrogativas humanas, sino en Cristo mismo como piedra fundamental de toda la Iglesia.
«Agradezco al Señor y les pido rezar por mi servicio pastoral a esta Iglesia que tiene la misión de presidir la caridad universal» (Papa Francisco).

Solidaridad del Papa
El Santo Padre invitó a no tener miedo de la solidaridad: la «Eucaristía es el sacramento de la comunión; nos lleva del anonimato a la comunión, a la comunidad». «Que cada uno piense en sí mismo. ¿Cuántas veces nosotros los cristianos tenemos esta tentación y no nos hacemos cargo de las necesidades de los demás?», se preguntó Francisco y explicó que esa no es la vía que indicó Jesús, por lo que, «lo poco que tenemos, si lo compartimos, se convierte en riqueza»

Relación del Papa con la Caridad

La solemnidad de san Pedro y san Pablo nos dan la posibilidad de reflexionar a la luz de la riquísima Tradición de la Iglesia sobre la figura de estos destacados apóstoles y revisar la propia imagen y el lugar que Pedro, hoy el Papa Francisco, tiene en nuestra vida.
Muchos testimonios de esta Tradición pueden ayudar. Sin embargo nos detendremos brevemente en la relación que tiene el Papa con la Caridad. Con ocasión de esta fiesta la Iglesia universal celebra también la Jornada de la Caridad del santo Padre. Es que ya a comienzos del siglo II san Ignacio de Antioquía atribuía a la Iglesia que estaba en Roma un singular primado. La saludaba como la que “preside en la caridad”. Este servicio especial de la Iglesia de Roma se debe a que en esa ciudad los apóstoles Pedro y Pablo entregaron sus vidas como mártires. He aquí el amor que se entrega, como Jesús, hasta dar la propia vida. El testimonio (martirio) y la caridad, frutos del Espíritu –aun en medio de los sinsabores y las debilidades de lo humano– es lo que anima el servicio de comunión y evangelización que preside el santo Padre.
El verdadero poder es el servicio. El Papa ha de servir a todos, especialmente a los más pobres, a los más débiles, los más pequeños. (SS Francisco)

Esta solicitud por la comunión y la evangelización se orienta especialmente a las Iglesias del mundo en tierras de misión, particularmente allí donde se encuentran los más pobres: los preferidos de Jesús. Pedro junto a Santiago y Juan habían manifestado esta preocupación por los más desfavorecidos pidiéndole a Pablo “que no se olvidara de los pobres” (Gál. 2, 10). Las colectas –las que organizaba Pablo a favor de la comunidad de Jerusalén y también las actuales- expresan de un modo palpable “la comunión real en la gran diversidad de la única Iglesia de Cristo”
El Documento de Aparecida señala que un rasgo de la religiosidad popular –precioso tesoro de la Iglesia Latinoamericana- es el amor al Papa y a los demás pastores unido al amor a la Iglesia universal como gran familia de Dios que nunca puede ni debe dejar solos o en la miseria a sus propios hijos (DA 127).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.