El testimonio de la mexicana que denuncia haber sido violada


María Eugenia Moreno López contó lo vivido en el Pub Ñanta de Cafayate cuando Fernando Andrés Murúa la violó en el baño. Además dijo que ya no quiere quedarse en la localidad vallista a pesar de haber comprado un inmueble para radicarse en Argentina.
La ciudadana mexicana que se identifica como María Eugenia Moreno López de 30 años denunció que el fin de semana pasado sufrió un ataque sexual por parte de un sujeto identificado como Fernando Andrés Murúa en el Pub Ñanta de Cafayate.

El Juez de Instrucción Formal de 3ra Nominación, Pablo Farah viajó hasta la localidad vallista para realizar una inspección ocular en el lugar en el que se denunció que ocurrieron los hechos.

María Eugenia Moreno López, desconsolada declaró a un periodista de El Tribuno que cunado ocurrió la violación “por primera vez en mi vida salí sin mi marido a algún lugar y maldigo la decisión que tomé. Iba a juntarme con dos amigas, bailar un rato, escuchar música y beber unos tragos. Pero viví la peor experiencia que podría imaginarse. Una situación que no se la deseo a nadie y que, por ahora, alejó la felicidad de mi alma. No se si podré, algún día, ser la mujer feliz que era hasta ese entonces”.

La extranjera que había salido a divertirse con sus amigas continúo su relato diciendo que “estábamos contentas las tres y bebimos unos vasos de cerveza. De pronto, una de mis amigas levantó la vista y al advertir en el local la presencia de un hombre (se trataba de quien ella asegura fue la persona que la sometió y que está identificado como Fernando Murúa, de 32 años y 1,92 metros de altura) me dijo “a este tipo le dicen Simba, es un depravado’. Lo miré un instante y no le presté atención, aunque había algo desagradable en su aspecto. Poco después fui al baño, y cuando entré este sujeto se me vino encima. Estaba adentro, agazapado, como esperando a su víctima, que resulté ser yo. Me tomó por los brazos, luego me tapó la boca, me arrinconó, me subió la pollera, con una mano y un movimiento brusco me corrió el calzón y me penetró. Si señor, fue lo más terrible y asqueroso que me pudo ocurrir. Y si cuento esto es porque quiero que a nadie le pase lo mismo. Por eso hice la denuncia, para reivindicar mi condición de mujer”.

Respecto a algunos comentarios sobre la causa, Moreno López sostuvo que “han corrido versiones en la que me hacen culpable de mi desgracia. Han dicho que el tipo ese iba detrás mío. No señor; él estaba escondido allí, y cuando me inmovilizó cerró la puerta por dentro. Yo no atiné a gritar porque estaba en shock, pero a los pocos minutos mis amigas estaban golpeando la puerta, por lo que este hombre decidió huir”.

“Con mi marido pensamos en Argentina, en el maravilloso Cafayate como el lugar ideal para vivir y criar a nuestros hijos lejos de la violencia y el peligro que imperan en México. Compramos un terreno y hacíamos planes para construir nuestro hogar. Pero ahora las cosas han cambiado y lo único que quiero es irme. ¿Volver? es algo que por ahora no me planteo, sobre todo porque tras los hechos en el pueblo se ha creado una falsa imagen en el sentido de que la culpable soy yo. Ahora no solo soy una mujer ultrajada, sino que soy, además y como si fuera poco, carne fresca para ser devorada por el increíble machismo argentino, alimentado por el dueño de ese pub al que todos fingen creerle quizá por miedo a que se arruine la imagen de esa localidad”, mencionó.

También afirmó que “yo soy una turista, una inversionista, una madre de familia, esposa y perteneciente a una familia respetada de Acapulco, donde tengo muchos amigos. Si he hecho la denuncia y me he expuesto públicamente fue para defender a nuestro género, para ser útil a esta sociedad”.

Cadena Maxima
Foto el tribuno

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *