Aerolíneas denunció a petroleras por sobreprecio en la venta de combustible


Por instrucción de la presidenta Cristina Fernández de Kirchner, Aerolíneas Argentinas denunció ante la Comisión de Defensa de la Competencia a YPF, Shell y Esso por el precio que cobran por el combustible para los aviones.

La presentación quedó radicada oficialmente el pasado jueves 9 ante el organismo cuyo máximo jefe es el secretario de Comercio, Guillermo Moreno.

De acuerdo al matutino La Nación, la denuncia de Aerolíneas puntualiza el hecho de que el precio que cobran las compañías está fijado «muy por encima del costo de producción».

Si bien la presentación es contra las tres empresas, fuentes del sector coincidieron en que la mayor proveedora del JP1, el combustible utilizado para los aviones, es YPF, con un 80% del suministro.

En YPF aclararon que el JP1 es en la Argentina el más barato de la región y que Aerolíneas paga menos que el resto de las compañías aéreas por un acuerdo comercial con la empresa. Además, informaron que desde mayo de 2010 el precio había bajado 5,6%.

El propio presidente de Aerolíneas, Mariano Recalde, había cuestionado el valor que tenía ese combustible y había anunciado a las compañías que buscaría la manera de hacerles bajar los precios. Incluso la Presidenta planteó el tema en su primer discurso tras su licencia médica, el 25 de enero pasado cuando criticó a las petroleras por considerar que cobraban el combustible a precios internacionales.

Apenas 15 días después, Aerolíneas hizo la presentación ante la Comisión de Defensa de la Competencia para que el organismo obligara a las compañías a bajar los precios. Si bien el escrito quedó radicado hace 10 días, es probable que el Gobierno haga una presentación pública en los próximos días para dar a conocer la denuncia.

Según había explicado Recalde, Aerolíneas gasta u$500 millones anuales en combustible, que representan entre el 30 y el 40% del costo total de la compañía aérea estatal, indicó el matutino.

A partir de la denuncia, la estrategia oficial es lograr que el organismo comandado por Moreno obligue a las tres empresas a bajar los precios.

El Gobierno argumenta que el JP1 se produce casi en su totalidad en el país y que por lo tanto debería venderse a precios nacionales. Según la denuncia, las empresas importan una pequeña parte del combustible específico para los aviones y que justamente utilizan ese hecho como excusa para equiparar el valor local al internacional.

La Comisión de Defensa de la Competencia ya dictaminó en favor del Gobierno en otra denuncia anterior contra las compañías petroleras por considerar que había sobreprecios en la venta al por mayor del gasoil para el transporte público y de carga.

iProfesional.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.