«Carnaval salteño: ayer, hoy y siempre…» en el Museo de Antropología de Salta

«Carnaval salteño: ayer, hoy y siempre…» en el Museo de Antropología de Salta
A partir del viernes 20 de enero, salteños y turistas podrán disfrutar de la muestra Carnaval salteño: ayer, hoy y siempre… en el Museo de Antropología de Salta Juan Martín Leguizamón (Ejército del Norte y Ricardo Solá, detrás Monumento a Güemes). La misma permanecerá habilitada hasta el 22 de enero.
El propósito de esta exposición es dar a conocer una parte fundamental del Patrimonio Cultural Tangible e Intangible de la provincia. Desde su desentierro hasta el entierro, el Carnaval Salteño se manifiesta en el júbilo del pueblo con diferentes tonos, congruentes a su situación rural, tomando caracteres particulares que recorren desde los corsos urbanos con sus comparsas barriales, a la picaresca copla de sus carpas sumidas en bagualas, zambas y cuecas; desde el pinpin de la selva subtropical, hasta los juegos con harina y agua de los festejos mas concurridos, todos ellos con un exceso permisible, que da rienda suelta a la alegría al copas de la música presente.
El Carnaval es la fiesta de la alegría, del desenfreno, del exceso. Representa cierta alteración del orden que organiza la sociedad durante el año, donde las jerarquías y los roles se confunden. Y en nuestra tierra, y especialmente en el interior, la fiesta toma características propias que la identifican.

carnavalarias1

A partir del viernes 20 de enero, salteños y turistas podrán disfrutar de la muestra Carnaval salteño: ayer, hoy y siempre… en el Museo de Antropología de Salta Juan Martín Leguizamón (Ejército del Norte y Ricardo Solá, detrás Monumento a Güemes). La misma permanecerá habilitada hasta el 22 de enero.

El propósito de esta exposición es dar a conocer una parte fundamental del Patrimonio Cultural Tangible e Intangible de la provincia.

Desde su desentierro hasta el entierro, el Carnaval Salteño se manifiesta en el júbilo del pueblo con diferentes tonos, congruentes a su situación rural, tomando caracteres particulares que recorren desde los corsos urbanos con sus comparsas barriales, a la picaresca copla de sus carpas sumidas en bagualas, zambas y cuecas; desde el pinpin de la selva subtropical, hasta los juegos con harina y agua de los festejos mas concurridos, todos ellos con un exceso permisible, que da rienda suelta a la alegría al copas de la música presente.

El Carnaval es la fiesta de la alegría, del desenfreno, del exceso.

Representa cierta alteración del orden que organiza la sociedad durante el año, donde las jerarquías y los roles se confunden. Y en nuestra tierra, y especialmente en el interior, la fiesta toma características propias que la identifican.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.