Taller Regional de Capacitación Sindical para prensa

Taller Regional de Capacitación Sindical para prensa
Se realizó en Salta con FATPREN. Los trabajadores de prensa fueron capacitados por profesionales del Instituto INCASUR (organización histórica dedicada a la formación de cuadros sindicales); quienes asistieron a los dos días de charlas, pudieron además conocer los avances sobre las provincias y la actuación federada de los representantes gremiales en todo el país.
En la oportunidad, el secretario general de FATPREN, GUSTAVO GRANERO, destacó el poder de la institución a través de la militancia que poseen quienes la integran y del trabajo continuo de sus afiliados por defender los logros obtenidos como el Convenio Colectivo de Trabajo; la escala salarial justa, el funcionamiento pleno de la Obra Social  – OSPPRA- en todo el país, el sostenimiento de la ley de Medios y  la decisión en el otorgamiento de las licencias para los medios audiovisuales, entre otras reivindicaciones. Destacó que «debemos poner públicamente cuál es el ADN nuestro como periodistas y saber que no somos Santos Biassati o Nelson Castro o Lanata, no somos esos de cuello blanco que están lejos del  pueblo, sino los que marchamos junto a él para pedir cada vez más justicia y más derechos. Nuestro origen verdadero es Rodolfo Walsh, enviando la carta abierta a la Junta militar, somos Oesternheld y venimos de compañeros como Jáuregui, entre tantos otros que dieron la vida por el pueblo, como José Luis Cabezas que aún bajo amenaza de muerte, no dudó que tomar la foto que luego lo convirtió en víctima. Esos somos nosotros y eso debemos ser siempre, no tenemos por qué estar cada 7 de junio brindando con champagne junto a los empresarios y funcionarios que no están junto al pueblo y sus problemas. Si desconocemos a nuestros orígenes es muy difícil que logremos construir una organización sindical de trabajadores, con trabajadores y para los trabajadores de la prensa».
Granero, no escatimó las críticas hacia diario El Tribuno y su empresario; JUAN CARLOS ROMERO, por haber despedido en dos años al menos una veintena de trabajadores, entre quienes figuran mujeres que atravesaban puerperios y otras que ante la posibilidad de un embarazo, fueron expulsadas de la empresa. «No pueden permanecer callados los compañeros, ante la situación más canalla e injusta, cometida por este señor que escondido en una banca del senado, hoy se cree con el derecho de hacer inteligencia dentro del diario sobre sus empleados y fuera del diario, sobre el resto de los periodistas. Amparado en el temor que le genera a quienes desean la estabilidad laboral, pero resulta que son capaces de despedir y mal tratar a las mujeres y humillar a los hombres, por cosas nimias como presentar una tarjeta personal, en una rueda de negocios con gente de Clarín. Otro elefante blanco al que hay que arrodillar, porque atenta contra el pueblo. En El Tribuno, hay operadores políticos entre los compañeros periodistas, como aquel que escribió en estos días una vergonzosa página 2 contra el dirigente de la CGT, Hugo Moyano. No pueden escribir las aberraciones y mentiras con esa misma impunidad que persiguen, maltratan y despiden. Hay que reaccionar», sostuvo.
Salta, una provincia difícil para libre expresión
Por su parte la dirigente local de Prensa, Alejandra Paredes, no sólo coincidió con los dichos de Granero, sino que además comentó que: «en el contexto persecutorio, los compañeros y compañeras del diario, pese al temor infundado, decidieron afiliarse algunos y otros que habían renunciado a la organización por la connivencia entre Juan Carlos Marocco, anterior secretario del gremio y Juan Carlos Romero, retornaron. Hay que tener memoria suficiente como para contar que entre los empleados de El Tribuno, habían conformado una mutual, en la que Marocco formaba parte y que con la excusa de hacer viviendas llegó a estafar a sus propios compañeros con por lo menos u$S 3.000 a cada uno, hace unos cuantos años atrás. El ex dirigente y actual jubilado de la empresa Horizontes SA, hacía esto con conocimiento y acompañamiento de la patronal. Los empleados, en permanente estado de pánico y desasosiego, no atinaron a hacer juicio penal por estafa a este señor que se hizo pasar por periodista y que junto a un entorno, prácticamente delictivo, llegó a financiar campañas políticas. Marocco, un protegido del poder, se llevó todos los documentos del Sindicato de Prensa de Salta y los comprobantes del dinero que recaudó, año tras año  perteneciente a la Obra Social OSPPRA.
Hoy en día los trabajadores de este medio; no pueden realizar una Asamblea legal, sólo les permiten las reuniones internas con una mesa de enlace que oficia de agentes de presión para que hagan lo que más le conviene a Horizontes SA; por ejemplo: no pagar el CCT 541/08; o liquidar las horas extras, muchos compañeros trabajan hasta 14hs continuas por día. Otros se les niega las vacaciones e incluso, si no atacan a los funcionarios de turno o a quienes políticamente no acceden ante las extorsiones mediáticas con las que operan, son removidos de sus áreas, se les modifican los horarios de trabajo y sin dudarlo, les advierten que de la sanción interna al despido, solo hay un acta notarial.
En cualquier parte del mundo, que un funcionario posea una empresa en la que esto sucedió y sucede, como terciarizar servicios de seguridad, en el que se emplean a menores de edad o se ejerce el acoso sobre las  mujeres es NOTICIA DE TAPA. Aquí simplemente un soslayado rumor que se entre mezcla en el miedo irreverente que hoy causa esta persona. Pues su antecedente más fuerte son los miles de despedidos en el 95′ a los que condenó socialmente llamándolos EXCEDENTES, aquellos que están demás y no merecen retornar por sus puestos de trabajo en la administración pública. Romero es un operador del miedo, la persecución, el sometimiento y el maltrato, pues así queda demostrado por el trato a sus empleados a quienes les niega la libre afiliación. A nosotros, la última vez que allí estuvimos, por orden de su hermano y empleado, no sólo nos negó el ingreso a la planta editorial, sino que además ejerció el tráfico de influencias para que la unidad móvil de la policía bajo el número 765 nos detuviera, mientras estábamos sólo un compañero despedido y yo, en el acceso de entrada, pidiendo el ingreso a la redacción para que se le notificara por escrito su despido y las razones del mismo. Allí comprobamos que en lugar de buscar a delincuentes, la policía estaba persiguiendo trabajadores. No es un dato menor » manifestó Alejandra Paredes.
Tanto Granero como Paredes, insistieron que el objetivo próximo es conseguir las inspecciones de la policía del Ministerio de Trabajo a la planta editorial para que se compruebe las irregularidades en la liquidación de haberes, las que no se hacen respetando el CCT541/08.
Datos concretos
Desde el 2008 la masa salarial del trabajador de prensa se recuperó un 200%, esto fue porque luego de 35 años, volvieron a abrirse las negociaciones salariales-paritarias- con lo que la conformación de nuevo convenio posibilitó la adecuación de los haberes. “Hay empresarios que creen que sigue siendo correcto el pago del convenio del año 1975; sin querer aplicar lo determinado por la ley laboral, ese acuerdo es una base sobre el que, el actual 541/08 mejora y actualiza los salarios” explicó Gustavo Granero.
fFoto: GUSTAVO GRANERO, SECRETARIO GRAL DE FATPREN -FEDERACION ARGENTINA DE TRABAJADORES DE PRENSA-
VICE PRESIDENTE DE LA FEDERACION INTERNACIONAL DE PERIODISTAS – FIP

gustavo_granero

Se realizó en Salta con FATPREN. Los trabajadores de prensa fueron capacitados por profesionales del Instituto INCASUR (organización histórica dedicada a la formación de cuadros sindicales); quienes asistieron a los dos días de charlas, pudieron además conocer los avances sobre las provincias y la actuación federada de los representantes gremiales en todo el país.

En la oportunidad, el secretario general de FATPREN, GUSTAVO GRANERO, destacó el poder de la institución a través de la militancia que poseen quienes la integran y del trabajo continuo de sus afiliados por defender los logros obtenidos como el Convenio Colectivo de Trabajo; la escala salarial justa, el funcionamiento pleno de la Obra Social  – OSPPRA- en todo el país, el sostenimiento de la ley de Medios y  la decisión en el otorgamiento de las licencias para los medios audiovisuales, entre otras reivindicaciones.

Destacó que «debemos poner públicamente cuál es el ADN nuestro como periodistas y saber que no somos Santos Biassati o Nelson Castro o Lanata, no somos esos de cuello blanco que están lejos del  pueblo, sino los que marchamos junto a él para pedir cada vez más justicia y más derechos.

Nuestro origen verdadero es Rodolfo Walsh, enviando la carta abierta a la Junta militar, somos Oesternheld y venimos de compañeros como Jáuregui, entre tantos otros que dieron la vida por el pueblo, como José Luis Cabezas que aún bajo amenaza de muerte, no dudó que tomar la foto que luego lo convirtió en víctima.

Esos somos nosotros y eso debemos ser siempre, no tenemos por qué estar cada 7 de junio brindando con champagne junto a los empresarios y funcionarios que no están junto al pueblo y sus problemas. Si desconocemos a nuestros orígenes es muy difícil que logremos construir una organización sindical de trabajadores, con trabajadores y para los trabajadores de la prensa».

Granero, no escatimó las críticas hacia diario El Tribuno y su empresario; JUAN CARLOS ROMERO, por haber despedido en dos años al menos una veintena de trabajadores, entre quienes figuran mujeres que atravesaban puerperios y otras que ante la posibilidad de un embarazo, fueron expulsadas de la empresa.

«No pueden permanecer callados los compañeros, ante la situación más canalla e injusta, cometida por este señor que escondido en una banca del senado, hoy se cree con el derecho de hacer inteligencia dentro del diario sobre sus empleados y fuera del diario, sobre el resto de los periodistas.

Amparado en el temor que le genera a quienes desean la estabilidad laboral, pero resulta que son capaces de despedir y mal tratar a las mujeres y humillar a los hombres, por cosas nimias como presentar una tarjeta personal, en una rueda de negocios con gente de Clarín. Otro elefante blanco al que hay que arrodillar, porque atenta contra el pueblo.

En El Tribuno, hay operadores políticos entre los compañeros periodistas, como aquel que escribió en estos días una vergonzosa página 2 contra el dirigente de la CGT, Hugo Moyano. No pueden escribir las aberraciones y mentiras con esa misma impunidad que persiguen, maltratan y despiden. Hay que reaccionar», sostuvo. 

Salta, una provincia difícil para libre expresión 

Por su parte la dirigente local de Prensa, Alejandra Paredes, no sólo coincidió con los dichos de Granero, sino que además comentó que: «en el contexto persecutorio, los compañeros y compañeras del diario, pese al temor infundado, decidieron afiliarse algunos y otros que habían renunciado a la organización por la connivencia entre Juan Carlos Marocco, anterior secretario del gremio y Juan Carlos Romero, retornaron.

Hay que tener memoria suficiente como para contar que entre los empleados de El Tribuno, habían conformado una mutual, en la que Marocco formaba parte y que con la excusa de hacer viviendas llegó a estafar a sus propios compañeros con por lo menos u$S 3.000 a cada uno, hace unos cuantos años atrás.

El ex dirigente y actual jubilado de la empresa Horizontes SA, hacía esto con conocimiento y acompañamiento de la patronal. Los empleados, en permanente estado de pánico y desasosiego, no atinaron a hacer juicio penal por estafa a este señor que se hizo pasar por periodista y que junto a un entorno, prácticamente delictivo, llegó a financiar campañas políticas. Marocco, un protegido del poder, se llevó todos los documentos del Sindicato de Prensa de Salta y los comprobantes del dinero que recaudó, año tras año  perteneciente a la Obra Social OSPPRA.

Hoy en día los trabajadores de este medio; no pueden realizar una Asamblea legal, sólo les permiten las reuniones internas con una mesa de enlace que oficia de agentes de presión para que hagan lo que más le conviene a Horizontes SA; por ejemplo: no pagar el CCT 541/08; o liquidar las horas extras, muchos compañeros trabajan hasta 14hs continuas por día.

Otros se les niega las vacaciones e incluso, si no atacan a los funcionarios de turno o a quienes políticamente no acceden ante las extorsiones mediáticas con las que operan, son removidos de sus áreas, se les modifican los horarios de trabajo y sin dudarlo, les advierten que de la sanción interna al despido, solo hay un acta notarial.

En cualquier parte del mundo, que un funcionario posea una empresa en la que esto sucedió y sucede, como terciarizar servicios de seguridad, en el que se emplean a menores de edad o se ejerce el acoso sobre las  mujeres es NOTICIA DE TAPA.

Aquí simplemente un soslayado rumor que se entre mezcla en el miedo irreverente que hoy causa esta persona. Pues su antecedente más fuerte son los miles de despedidos en el 95′ a los que condenó socialmente llamándolos EXCEDENTES, aquellos que están demás y no merecen retornar por sus puestos de trabajo en la administración pública.

Romero es un operador del miedo, la persecución, el sometimiento y el maltrato, pues así queda demostrado por el trato a sus empleados a quienes les niega la libre afiliación.

A nosotros, la última vez que allí estuvimos, por orden de su hermano y empleado, no sólo nos negó el ingreso a la planta editorial, sino que además ejerció el tráfico de influencias para que la unidad móvil de la policía bajo el número 765 nos detuviera, mientras estábamos sólo un compañero despedido y yo, en el acceso de entrada, pidiendo el ingreso a la redacción para que se le notificara por escrito su despido y las razones del mismo.

Allí comprobamos que en lugar de buscar a delincuentes, la policía estaba persiguiendo trabajadores. No es un dato menor » manifestó Alejandra Paredes.

Tanto Granero como Paredes, insistieron que el objetivo próximo es conseguir las inspecciones de la policía del Ministerio de Trabajo a la planta editorial para que se compruebe las irregularidades en la liquidación de haberes, las que no se hacen respetando el CCT541/08.

Datos concretos

Desde el 2008 la masa salarial del trabajador de prensa se recuperó un 200%, esto fue porque luego de 35 años, volvieron a abrirse las negociaciones salariales-paritarias- con lo que la conformación de nuevo convenio posibilitó la adecuación de los haberes. “Hay empresarios que creen que sigue siendo correcto el pago del convenio del año 1975; sin querer aplicar lo determinado por la ley laboral, ese acuerdo es una base sobre el que, el actual 541/08 mejora y actualiza los salarios” explicó Gustavo Granero.

Foto: GUSTAVO GRANERO, SECRETARIO GRAL DE FATPREN -FEDERACION ARGENTINA DE TRABAJADORES DE PRENSA- VICE PRESIDENTE DE LA FEDERACION INTERNACIONAL DE PERIODISTAS – FIP

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.