Se estudia exportar en forma legal hojas de coca desde Bolivia

Se estudia exportar en forma legal hojas de coca desde Bolivia
Según el diario paceño La Prensa, el Gobierno de Bolivia, la Asamblea Legislativa y organizaciones no gubernamentales armonizan el proyecto de Ley de la Coca, que menciona la venta. La iniciativa plantea también llevar la hoja a otros países.
El Gobierno boliviano del presidente Evo Morales quiere exportar hojas de coca a la Argentina para evitar el contrabando fronterizo que busca abastecer la demanda de argentinos y de residentes bolivianos en Jujuy, Salta y Tucumán.
«En vez de que la coca vaya de contrabando, lo ideal es que se exporte legalmente a la Argentina. A nosotros, como control social, nos interesa que la hoja siempre tenga fines lícitos para el consumo, pijcheo, rituales o la industrialización».
La declaración corresponde al director del Programa de Apoyo al Control Social de la Producción de la Hoja de Coca (PACS), Reinaldo Molina, entidad que depende del viceministerio de Defensa Social.
Vías de contrabando
Desde hace muchos años, no es un secreto que la hoja de coca llega al noroeste argentino (NOA). Este hecho fue admitido públicamente por el viceministro Felipe Cáceres.
No se conoce la cantidad de coca que sale por la frontera. Sin embargo, se sabe que el producto sale desde las localidades bolivianas de Yacuiba, Bermejo y Villazón, y la demanda proviene de las provincias argentinas de Jujuy, Salta y Tucumán.
El viceministro Cáceres dijo que el acullico en esas poblaciones argentinas es mayor que en Bolivia.
Molina insistió en que «no es un contrabando para fines ilícitos, como el narcotráfico, sino para el acullico. Gran parte va para los mismos bolivianos que viven en Argentina y que trabajan en el sector agrícola, que producen diferentes cosas y la utilizan en su faena laboral, aunque también hay argentinos que afectos al acullico», dice el diario boliviano.
Sin prohibición
El director de PACS insistió en que «en Argentina, felizmente, el uso y consumo de hoja de coca no está prohibido. Además, hay buena perspectiva porque autoridades de Justicia de Argentina quieren importarla», según publico el diario boliviano La Prensa.
La Convención Única de Estupefacientes de Viena, firmada en 1961, prohíbe la circulación de coca a los países signatarios de ese documento. Pese a ello, según Molina, sólo falta un acercamiento entre los ministerios de Relaciones Exteriores de ambos países para firmar un convenio.
Por otro lado, se avanza en el borrador del proyecto de Ley General de la Hoja de Coca, uno de cuyos planteamientos es la exportación del arbusto. Hasta el momento, se realizaron dos talleres en el país en coordinación de las cámaras de Senadores y Diputados con organizaciones sociales, para discutir el proyecto.
Molina dijo que una vez aprobada esa ley, «países amigos», como Venezuela y Cuba, también podrán importar la hoja para usos alimenticios, medicinales o industriales.
«Esos países tendrán que hacer el control para que no se desvíe al narcotráfico».
Cáceres confirmó también, años atrás, que la hoja sagrada ingresaba por contrabando a Paraguay y Chile para su consumo tradicional.
En aquella oportunidad, sostuvo que «eso hay que admitirlo, y a nivel de cancillerías se debe legalizar el ingreso de coca a países vecinos para que la consuman de manera controlada y fiscalizada debidamente».
Las policías de Bolivia y Argentina firmaron un acuerdo en 2009 para encarar conjuntamente la lucha contra el narcotráfico.

se_exportara_hoja_de_coca_legalmente_al_norte_argentina

Según el diario paceño La Prensa, el Gobierno de Bolivia, la Asamblea Legislativa y organizaciones no gubernamentales armonizan el proyecto de Ley de la Coca, que menciona la venta. La iniciativa plantea también llevar la hoja a otros países.

El Gobierno boliviano del presidente Evo Morales quiere exportar hojas de coca a la Argentina para evitar el contrabando fronterizo que busca abastecer la demanda de argentinos y de residentes bolivianos en Jujuy, Salta y Tucumán. 

«En vez de que la coca vaya de contrabando, lo ideal es que se exporte legalmente a la Argentina. A nosotros, como control social, nos interesa que la hoja siempre tenga fines lícitos para el consumo, pijcheo, rituales o la industrialización».

La declaración corresponde al director del Programa de Apoyo al Control Social de la Producción de la Hoja de Coca (PACS), Reinaldo Molina, entidad que depende del viceministerio de Defensa Social. 
Vías de contrabando

Desde hace muchos años, no es un secreto que la hoja de coca llega al noroeste argentino (NOA). Este hecho fue admitido públicamente por el viceministro Felipe Cáceres.

No se conoce la cantidad de coca que sale por la frontera. Sin embargo, se sabe que el producto sale desde las localidades bolivianas de Yacuiba, Bermejo y Villazón, y la demanda proviene de las provincias argentinas de Jujuy, Salta y Tucumán.El viceministro Cáceres dijo que el acullico en esas poblaciones argentinas es mayor que en Bolivia.

Molina insistió en que «no es un contrabando para fines ilícitos, como el narcotráfico, sino para el acullico. Gran parte va para los mismos bolivianos que viven en Argentina y que trabajan en el sector agrícola, que producen diferentes cosas y la utilizan en su faena laboral, aunque también hay argentinos que afectos al acullico», dice el diario boliviano.

Sin prohibición 

El director de PACS insistió en que «en Argentina, felizmente, el uso y consumo de hoja de coca no está prohibido. Además, hay buena perspectiva porque autoridades de Justicia de Argentina quieren importarla», según publico el diario boliviano La Prensa.

La Convención Única de Estupefacientes de Viena, firmada en 1961, prohíbe la circulación de coca a los países signatarios de ese documento. Pese a ello, según Molina, sólo falta un acercamiento entre los ministerios de Relaciones Exteriores de ambos países para firmar un convenio.
Por otro lado, se avanza en el borrador del proyecto de Ley General de la Hoja de Coca, uno de cuyos planteamientos es la exportación del arbusto.

Hasta el momento, se realizaron dos talleres en el país en coordinación de las cámaras de Senadores y Diputados con organizaciones sociales, para discutir el proyecto. 

Molina dijo que una vez aprobada esa ley, «países amigos», como Venezuela y Cuba, también podrán importar la hoja para usos alimenticios, medicinales o industriales. 
«Esos países tendrán que hacer el control para que no se desvíe al narcotráfico».
Cáceres confirmó también, años atrás, que la hoja sagrada ingresaba por contrabando a Paraguay y Chile para su consumo tradicional.

En aquella oportunidad, sostuvo que «eso hay que admitirlo, y a nivel de cancillerías se debe legalizar el ingreso de coca a países vecinos para que la consuman de manera controlada y fiscalizada debidamente».

Las policías de Bolivia y Argentina firmaron un acuerdo en 2009 para encarar conjuntamente la lucha contra el narcotráfico.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.