Consejos para la compra de pescado en buen estado

En tiempos de Cuaresma, el consumo de pescado crece. Es por eso que la Secretaría Comercial y de Participación Ciudadana difundió una serie de consejos para saber cuándo el pescado está en buen estado y se lo puede comprar. La Municipalidad recomienda la compra del producto sólo en lugares habilitados. Ante cualquier consulta se puede llamar al teléfono gratuito 0800-555-6864.

La Dirección de Salubridad del Consumo recordó que siempre se debe comprar productos alimenticios en los establecimientos habilitados. Se los puede identificar fácilmente, ya que estos locales tienen una oblea a la vista, otorgado por la Municipalidad.

La Secretaría Comercial y de Participación Ciudadana recomienda tener en cuenta algunas características que pueden identificar el estado del producto. Cuando el pescado está fresco su piel debe lucir limpia, lisa, brillante, de coloración viva del tono propio de cada especie. Las escamas brillantes y adheridas y la piel ligeramente húmeda. El color de la carne fresca es blanca homogénea o ligeramente rosada, salvo el caso del atún que muchas veces es rojiza.

Las vísceras abdominales se presentan limpias y nítidamente diferenciadas unas de otras. Los ojos deben ser brillantes y de consistencia elástica, la cornea clara y transparente. El iris rojizo o rojo-amarillento, cristalino y transparente.

Teniendo en cuenta la consistencia, esta debe ser firme, tener resistencia a la presión del dedo sobre la piel, no debiendo quedar marca del mismo. Y de acuerdo al olor, este no debe ser desagradable, sino suave y particular.

Pescado en mal estado

El pescado en mal estado muestra un aspecto blando, deformado y flojo. Al ejercer presión con los dedos las marcas persisten. El ano esta abierto y hay salida de intestino. La superficie externa de la piel pierde su brillo y se cubre de un moco pegajoso. La piel pegada a los músculos se desprende con facilidad. Los ojos se ven hundidos, se achican y opacan; las vísceras pierden su coloración brillante.

Teniendo en cuenta la coloración, este tiene colores anormales, las branquias de color rojo vivo pasan a ser opacas grisáceas. Las partes blancas toman un color blanco-rojizo o azul-verdoso. Los músculos aparecen pegajosos, se deshacen y pierden su brillo. En tanto, si tenemos en cuenta el olor de un pescado en mal estado, este tiene mal olor que es un signo evidente de la putrefacción, en el primer estadio el olor es ácido, luego amoniacal y finalmente se convierte en pútrido y repugnante. Los productos deben encontrarse en freezers para no perder la cadena de frío.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *