Alerta máxima por intensas lluvias en Bolivia

Alerta máxima por intensas lluvias en Bolivia
Los municipios de Rurrenabaque, San Borja y Santa Rosa pertenecientes al Departamento del Beni en Bolivia fueron declarados en alerta máxima ante el rigor de las inundaciones y los desbordes de ríos que afectan a las viviendas, los cultivos y los pobladores, manifestó el responsable del Comité Departamental de Emergencias, Carlos Dellien.
Señaló que «los desbordes de los ríos Beni, Ibare y Mamoré han sobrepasado los límites por la intensidad de las precipitaciones pluviales, pese a los esfuerzos de los equipos de emergencia», según despacho de la Agencia Boliviana de Información.
Agregó que los tres municipios de la provincia Ballivián – una de las ocho que conforman el Departamento del Beni- requieren de urgente ayuda de las autoridades nacionales, en especial de los organismos de defensa civil para evacuar a los damnificados de las zonas de mayor riesgo.
De acuerdo con los informes de los periodistas de medios radiales destacados a la zona, una corriente se habría llevado a cuatro personas que lograron salvarse con la ayuda de otros pobladores.
Dellien enfatizó que la gravedad es mayor porque las lluvias caen incesantemente y se corre el riesgo que se traslade a otras provincias de este departamento amazónico.
Agregó que la población de Rurrenabaque, limítrofe con el norte de La Paz, está prácticamente anegada y los habitantes esperan que cesen las lluvias para que las aguas bajen y puedan recuperar algunos de sus enseres.
Las primeras evaluaciones establecieron que 500 familias han resultado las mayores perjudicadas a consecuencia de este desastre en Rurrenabaque.
El alcalde de Rurrenabaque, Yerko Nuñez, enfatizó que «la crecida de las aguas ha provocado correntadas de magnitud que amenazan la sobrevivencia de los habitantes, entre ellos algunos turistas que se encuentran en la zona».

bolivia-278

Los municipios de Rurrenabaque, San Borja y Santa Rosa pertenecientes al Departamento del Beni en Bolivia fueron declarados en alerta máxima ante el rigor de las inundaciones y los desbordes de ríos que afectan a las viviendas, los cultivos y los pobladores, manifestó el responsable del Comité Departamental de Emergencias, Carlos Dellien.

Señaló que «los desbordes de los ríos Beni, Ibare y Mamoré han sobrepasado los límites por la intensidad de las precipitaciones pluviales, pese a los esfuerzos de los equipos de emergencia», según despacho de la Agencia Boliviana de Información.

Agregó que los tres municipios de la provincia Ballivián – una de las ocho que conforman el Departamento del Beni- requieren de urgente ayuda de las autoridades nacionales, en especial de los organismos de defensa civil para evacuar a los damnificados de las zonas de mayor riesgo.

De acuerdo con los informes de los periodistas de medios radiales destacados a la zona, una corriente se habría llevado a cuatro personas que lograron salvarse con la ayuda de otros pobladores.

Dellien enfatizó que la gravedad es mayor porque las lluvias caen incesantemente y se corre el riesgo que se traslade a otras provincias de este departamento amazónico.

Agregó que la población de Rurrenabaque, limítrofe con el norte de La Paz, está prácticamente anegada y los habitantes esperan que cesen las lluvias para que las aguas bajen y puedan recuperar algunos de sus enseres.

Las primeras evaluaciones establecieron que 500 familias han resultado las mayores perjudicadas a consecuencia de este desastre en Rurrenabaque.

El alcalde de Rurrenabaque, Yerko Nuñez, enfatizó que «la crecida de las aguas ha provocado correntadas de magnitud que amenazan la sobrevivencia de los habitantes, entre ellos algunos turistas que se encuentran en la zona».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *