Convenio entre la Corte de Justicia y el Tribunal Oral Federal de Salta por el caso Ragone

alt

En el Salón de Grandes Juicios ubicado en el subsuelo de la Ciudad Judicial se desarrollarán desde el 5 de abril las audiencias de debate para juzgar a los responsables del secuestro, desaparición y muerte del ex Gobernador constitucional de la Provincia, Miguel Ragone. El convenio que facilita el uso de esta dependencia, fue firmado esta mañana entre el presidente de la Corte de Justicia, Guillermo Posadas y la titular del Tribunal Oral Federal en lo Criminal, Marta Liliana Snopek.

El uso temporal del Salón de Grandes Juicios facilitado a partir del convenio, se extenderá hasta agosto, fecha tentativa en la que el Tribunal Oral Federal en lo Criminal espera concluir con las audiencias de debate en esta causa en la que hay ocho imputados y más de noventa testigos convocados a declarar.

La causa, está caratulada como “Herrera, Rubén Nelson y otros sobre encubrimiento en concurso ideal con el tipo penal de omisión de represión de delincuentes; homicidio calificado y lesiones; coacción agravada y homicidio doblemente agravado en dos hechos en concurso real y lesiones”.

El Tribunal juzgador estará presidido por la Jueza Marta Liliana Snopek e integrado por los Jueces Carlos Jiménez Montilla, de Tucumán y Luis Giménez, de Tierra del Fuego. El cuarto Juez será José Quiroga Uriburu, de La Rioja. Esta composición es la causa por la que las audiencias se celebrarán semana de por medio en la Ciudad Judicial.

En esta causa, están imputados Luciano Benjamín Menéndez, ex jefe del Tercer Cuerpo de Ejército; Carlos Alberto Mulhall quien fuera jefe de la Guarnición local del Ejército; Miguel Gentil, ex jefe de la Policía de Salta; Joaquín Guil, ex jefe de Seguridad de la Policía; Jorge Héctor Zanetto, ex vocero de la Triple A y los ex policías Andrés del Valle Soraire, Pedro Javier Herrera y Raúl Nelson Herrera.

La desaparición de un Gobernador

“Parece hierro ese ruido. Son tiros, escondansé”, fueron las palabras con las que el comerciante Santiago Catalino Arredes graficó lo que ocurría en la calle ese 11 de marzo de 1976 cuando personas a bordo de un Chevy color naranja y un Ford Falcon color gris, interceptaron el Peugeot en el que, como todas las mañanas, se desplazaba el médico y ex Gobernador de la Provincia, Miguel Ragone.

Arredes no siguió presenciando lo que pasaba. Cayó fulminado por el tiro que partió desde el interior del Chevy. También recibió un disparo en la huida tras el secuestro, Margarita Martínez de Leal, quien resultó herida en el brazo.

Ragone había salido de su casa en el pasaje Puló al 100 conduciendo su vehículo rumbo al Hospital San Bernardo y unos metros más allá fue interceptado por los dos vehículos cuyos ocupantes descendieron para reducir al ex Gobernador.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.