Previenen la violencia familiar con juegotecas en barrios capitalinos

Previenen la violencia familiar con juegotecas en barrios capitalinos
Durante enero y febrero continuaron funcionando las juegotecas, espacios de prevención, esparcimiento y contención, donde los chicos del barrio se encuentran a jugar con otros de edades similares y comparten un tiempo y espacio para la recreación.
Durante enero y febrero continuaron funcionando las juegotecas, espacios de prevención, esparcimiento y contención, donde los chicos del barrio se encuentran a jugar con otros de edades similares y comparten un tiempo y espacio para la recreación. Allí, los niños pudieron realizar gran cantidad de juegos, hacer talleres de plástica, música, teatro, títeres, juegos con pelotas, competencias en equipos, mientras aprenden sobre sus derechos y comparten un  refrigerio al finalizar la jornada.
Además, el Programa de Violencia puso en funcionamiento distintos talleres como el  taller Educativos de Primeros Auxilios, el taller de Reciclado para niños y madres, el taller de Violencia Familiar y manualidades para madres, taller “Habilidades para la Vida”, taller para el grupo de Madres Emprendedoras, taller dirigido a los acompañantes del Programa de Fortalecimiento Familiar y Comunitario, operadores del Programa de Violencia Familiar y Centros de Desarrollo Infantil de la Secretaría de Promoción de Derechos.
Las juegotecas y los talleres tuvieron lugar en los barrios Villa Costanera,  Solidaridad,  Juan Manuel de Rosas, San Antonio, Palermo, Libertad,  Santa Ana I, Las Colinas, La Paz, y Limache. La selección de la zona en la que se trabajó no es azarosa, está vinculada a la demanda de la comunidad de acuerdo a los diagnósticos realizados desde 2005, año en que comienza a funcionar el Programa de Violencia.
Bettina Gómez, jefa del programa, explicó que “Desde el Programa consideramos que el juego es un componente básico para el desarrollo integral de una persona. El juego posibilita la comunicación y el aprendizaje, favoreciendo los vínculos interpersonales y grupales y la exploración del mundo que los rodea. Es por eso que a través del juego se puede incorporar no sólo habilidades y saberes, sino también valores como la solidaridad, el compañerismo y la relación con los demás. Y esto resulta fundamental al momento de planificar actividades preventivas en las temáticas que interesan al Programa de Violencia Familiar”.
Además, Gómez agregó que, “el objetivo es que las experiencias que se viven como protagonistas del espacio de juegoteca sean replicadas por estos mismos actores en otros ámbitos de la vida familiar, social y comunitaria. Estos espacios sirven para contener y ofrecer otros modelos relacionales a los participantes”.
juegotecas

Durante enero y febrero continuaron funcionando las juegotecas, espacios de prevención, esparcimiento y contención, donde los chicos del barrio se encuentran a jugar con otros de edades similares y comparten un tiempo y espacio para la recreación.

Durante enero y febrero continuaron funcionando las juegotecas, espacios de prevención, esparcimiento y contención, donde los chicos del barrio se encuentran a jugar con otros de edades similares y comparten un tiempo y espacio para la recreación. Allí, los niños pudieron realizar gran cantidad de juegos, hacer talleres de plástica, música, teatro, títeres, juegos con pelotas, competencias en equipos, mientras aprenden sobre sus derechos y comparten un  refrigerio al finalizar la jornada.   

Además, el Programa de Violencia puso en funcionamiento distintos talleres como el  taller Educativos de Primeros Auxilios, el taller de Reciclado para niños y madres, el taller de Violencia Familiar y manualidades para madres, taller “Habilidades para la Vida”, taller para el grupo de Madres Emprendedoras, taller dirigido a los acompañantes del Programa de Fortalecimiento Familiar y Comunitario, operadores del Programa de Violencia Familiar y Centros de Desarrollo Infantil de la Secretaría de Promoción de Derechos.

Las juegotecas y los talleres tuvieron lugar en los barrios Villa Costanera,  Solidaridad,  Juan Manuel de Rosas, San Antonio, Palermo, Libertad,  Santa Ana I, Las Colinas, La Paz, y Limache. La selección de la zona en la que se trabajó no es azarosa, está vinculada a la demanda de la comunidad de acuerdo a los diagnósticos realizados desde 2005, año en que comienza a funcionar el Programa de Violencia.   

Bettina Gómez, jefa del programa, explicó que “Desde el Programa consideramos que el juego es un componente básico para el desarrollo integral de una persona. El juego posibilita la comunicación y el aprendizaje, favoreciendo los vínculos interpersonales y grupales y la exploración del mundo que los rodea. Es por eso que a través del juego se puede incorporar no sólo habilidades y saberes, sino también valores como la solidaridad, el compañerismo y la relación con los demás. Y esto resulta fundamental al momento de planificar actividades preventivas en las temáticas que interesan al Programa de Violencia Familiar”.   

Además, Gómez agregó que, “el objetivo es que las experiencias que se viven como protagonistas del espacio de juegoteca sean replicadas por estos mismos actores en otros ámbitos de la vida familiar, social y comunitaria. Estos espacios sirven para contener y ofrecer otros modelos relacionales a los participantes”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *