Trabajan en la creación del observatorio nacional de desertificación

La Secretaría de Ambiente, el INTA y el Conicet acordaron evaluar y monitorear en conjunto la degradación de las tierras, que afecta las tres cuartas partes del territorio nacional y al 30 % de la población. Argentina, China, Cuba, Túnez, Senegal y Sudáfrica aplican el programa piloto de monitoreo.



En una reunión realizada en enero en San Carlos de Bariloche, de la que participaron, por el CONICET, Osvaldo Lema, miembro del directorio, y Jorge Tezón, gerente de Desarrollo Científico y Tecnológico, más la presencia de Patricia Areco, de FAO Argentina, se decidió desarrollar estrategias comjuntas que contribuyan a la lucha contra la desertificación, a partir de la creación de un observatorio nacional y de sitios piloto donde se elaboren y evalúen las buenas prácticas de manejo y conservación de las tierras.

Esta iniciativa se enmarca en el acuerdo firmado por la Secretaría de Ambiente y el Conicet para avanzar en un proyecto que tiene como antecedente el LADA (Land Degradation Assessment in Drylands) sobre Evaluación de la Degradación de Tierras en Zonas Áridas, en Argentina y del cual participaron también el INTA y las universidades nacionales de Buenos Aires y Córdoba. El programa piloto, inicialmente, fue realizado sobre cinco áreas testigo y coordinado por la Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable con la colaboración del CONICET, el INTA, la Universidad de Buenos Aires y la Universidad Nacional de Córdoba.

Mediante un convenio entre el CONICET y la SAyDS, el proyecto será extendido a nivel nacional para desarrollar el Sistema de Monitoreo de la Degradación de Tierras en la República Argentina.

Identificación de las causas

El propósito de este sistema nacional es identificar las causas de la desertificación, prever los riesgos (monitoreo) y cooperar en la remediación de los ecosistemas afectados.

El compromiso es hacer crecer esta herramienta para que nos permita incluir la información científica y técnica disponible y futura. Asimismo es tarea del LADA el desarrollo de indicadores validados científicamente y aceptados internacionalmente.

Este no es un tema menor en la Argentina donde tres cuartas partes de nuestros ecosistemas terrestres están sobre suelos secos, semiáridos o áridos afectados por los impactos antrópicos y climáticos.

Este programa intenta intercambiar información sobre el estado de los ecosistemas frágiles afectados por la desertificación incluido el recurso suelo.

La Convención Internacional de Lucha contra la Desertificación (UNCCD) define a este proceso como la degradación de las tierras áridas, semiáridas y subhúmedas secas resultantes de diversos factores, tales como las variaciones climáticas y las actividades humanas.

Los países signatarios de esta Convención, entre los que se encuentra la Argentina, han tomado conciencia que la desertificación y la sequía constituyen problemas de dimensiones mundiales, que afectan el desarrollo sostenible, por la relación que guardan con la pobreza, la salud, la desnutrición, la falta de seguridad alimentaria y los problemas derivados de la migración, el desplazamiento de personas y la dinámica geográfica.

En Argentina, el 75 % del territorio está constituido por zonas áridas y semiáridas y la población afectada por estos procesos es aproximadamente el 30% del total nacional.

Más de 60.000.000 de hectáreas están sujetas a procesos erosivos de moderados a graves, y cada año se agregan 650.000 hectáreas con distintos grados de erosión.

Dentro de este contexto los países parte de la UNCCD destacaron la necesitad de contar con sistemas y metodologías estandarizadas para evaluar la desertificación y establecer métodos de control y vigilancia de la misma.

LADA

En respuesta a esta necesidad surgió, hace más de cuatro años, el proyecto LADA. Se trata de un proyecto internacional dirigido a evaluar el alcance y las causas de la degradación de tierras en zonas áridas. Está financiado principalmente, por el Fondo para el Medio Ambiente Mundial (FMAM).

La implementación y ejecución global del proyecto están a cargo del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) y la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO). Este proyecto se está llevando a cabo en Argentina, Cuba, China, Túnez, Senegal y Sudáfrica.

Los objetivos del proyecto son: desarrollar e implementar estrategias, herramientas y métodos para determinar y cuantificar la naturaleza, el grado, la severidad y los impactos de la degradación de la tierra; y; construir capacidades de evaluación a nivel nacional, regional y global para permitir al diseño y al planeamiento de intervenciones para atenuar la degradación de las tierras secas.

El proyecto tiene tres niveles o escalas: la escala de evaluación local, que se desarrolla a través de sitios piloto; la escala nacional y la escala global, que es llevada adelante por FAO y otras instituciones internacionales como ser el ISRIC.

El proyecto LADA, en la Argentina, está coordinado por la Dirección de Conservación del Suelo y Lucha contra la Desertificación de la Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación. La escala nacional es coordinada por el Centro de Relevamiento y Evaluación de los Recursos Agrícolas y Naturales de la Universidad Nacional de Córdoba.

Los estudios a nivel local en los sitios piloto son desarrollados por instituciones del país con amplia experiencia en la evaluación de la desertificación y conocimiento de las áreas seleccionadas.

En 2003, en un taller participativo, se establecieron una serie de términos de referencia para la selección de los sitios piloto.

En Argentina se seleccionaron cinco sitios piloto, uno en el Desierto de Lavalle, provincia de Mendoza, coordinado por el IADiZA, un sitio en Valles Áridos, provincia de Catamarca y un sitio en la Puna, coordinado por la FAUBA, y dos sitios en Patagonia, en las provincias de Rio Negro y Chubut, coordinados por el INTA.

Este proyecto se encuentra enmarcado dentro del Programa de Acción Nacional de Lucha contra la Desertificación, un programa marco para todas las actividades que el país realice dentro de esa temática.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.