Retiran a un jefe militar por el robo de municiones

El cuantioso robo de 32.800 municiones le cortó la carrera al jefe de la I Brigada Aérea de El Palomar, brigadier Daniel Rubén Rodríguez, que había sido ascendido hace diez días y estaba a punto de asumir como director de Líneas Aéreas del Estado (LADE). La Presidenta ordenó el pase a retiro del titular de la brigada.



La presidenta Cristina Kirchner ordenó su pase a retiro, luego de reunirse con el jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, y el jefe del Estado Mayor Conjunto de las Fuerzas Armadas, brigadier general Jorge Chevalier. Así lo anunció Fernández, luego de dar precisiones del robo: los asaltantes se llevaron 29.891 cartuchos calibre 22 y 2982 calibre 9 mm, de la misma unidad militar en la que hace un mes y medio apareció dañado el avión presidencial Tango 02.

Más allá del pase a retiro de Rodríguez -sanción considerada de máximo rigor en la fuerza-, el jefe de Gabinete anticipó la apertura de sumarios al jefe de turno en la guarnición, capitán Claudio Curuchet; al jefe del Servicio de Seguridad, Matías Arco; al jefe de Puesto, Daniel Menna, y al soldado Cristian Valverde, que cumplía función de centinela. Todos fueron apartados de su función.

«Es un tema serio y delicado», dijo el ministro Fernández, y transmitió la preocupación de la Presidenta y anticipó que se expulsará de la fuerza a los responsables. El comodoro Francisco Ramón Hurtado, el más antiguo de los jefes de la base de El Palomar, quedará, por ahora, al frente de la unidad.

Según información a la que accedieron algunos medios, Rodríguez debía permanecer en la brigada hasta marzo, hasta la asunción de su sucesor definitivo, cuyo nombre ya fue oficializado por vía interna en la Fuerza Aérea. Es el comodoro Mario Oscar Aubone, actual agregado aeronáutico en la embajada del Uruguay, que se hará cargo de la unidad cuando deje su misión en el exterior .

Un brigadier flamante

Experimentado piloto y especializado en el área de transporte, Rodríguez había asumido hace dos años al frente de la Brigada Aérea de El Palomar, con el grado de comodoro. El 28 de diciembre fue ascendido a brigadier -un año antes de lo que le correspondía por la antigüedad- y recibió las insignias de manos de la Presidenta, en la Casa de Gobierno.

Iba a asumir como director general de LADE, en reemplazo del brigadier Luis Alberto Herrera, que dejó su cargo el mes último.

Pese a que fuentes militares intentaron relativizar las posibles consecuencias del robo, señalando que se trataba de minuciones vencidas y en desuso, los sucesos de El Palomar tuvieron un fuerte impacto en la Fuerza Aérea, donde ayer reinaba un hermetismo absoluto.

«Si bien las municiones estaban inutilizadas y no eran aptas para su uso, se encontraban en un polvorín, y eso hace que la situación sea lo suficientemente grave para que la Presidenta, en su condición de comandante en jefe de las Fuerzas Armadas, pidiera explicaciones y tomara esta decisión», dijo el ministro Fernández, para justificar el pase a retiro.

El episodio de inseguridad en la unidad militar se suma al robo registrado en agosto último en Aeroparque, cuando desaparecieron 30 pistolas 9 mm y cinco fusiles FAL en la sala de armas del Comando de Operaciones de la Fuerza Aérea.

Fuentes castrenses deslizaron que la sustracción de armas en el Aeroparque involucró a personas vinculadas con la fuerza, ya que la investigación arrojó evidencias de que el depósito en el cual se guardaban no presentaba signos de haber sido violentado. (LN)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.