Tres marinos de Salta en Haití

Tres marinos oriundos de Salta partieron el mes pasado para cumplir Misión de Paz en Haití bajo mandato de las Naciones Unidas. Son parte del contingente argentino que contribuye al mantenimiento de la paz y seguridad en el país caribeño. Se trata de los suboficiales Infantes de Marina Daniel Marcos Mamaní, Pablo Monzón, y Walter Williams Trionfetti.

 

Desde 1994, Naciones Unidas organizó MINUSTAH (Misión de Estabilización en Haití); fuerza multinacional de 7.100 efectivos para apoyar el proceso de transición política, organizar la policía nacional y desmovilizar grupos armados. Argentina contribuye con un Batallón Conjunto –Armada, Ejército y Fuerza Aérea– de unos 500 hombres, arribando al país unos 170 marinos para el recambio de personal; entre ellos los tres salteños.

Daniel Marcos Mamaní es el marino más antiguo y con mayor jerarquía. Ingresó a la Armada a los 16 años y hoy es suboficial primero y auxiliar comando de la Infantería de Marina. Pablo Monzón es cabo primero y cumple funciones como apuntador en Haití. Walter Williams Trionfetti es cabo segundo artillero y viajó como conductor de vehículos blindados.

Para Daniel Marcos es su primera vez que en Haití, “pero estuve en Misión de Paz en la Isla de Chipre en 1997 y en el 2003 y Haití es una experiencia más que sumo”, relató el salteño nacido en capital hace 46 años.

Pablo Monzón tiene 29 años y también nació en Salta capital. Ingresó a la Escuela de Infantería de Marina a los 21 años y contó que ya participó en una Misión de Paz en Haití; “la experiencia fue muy buena, uno se siente importante dando ayuda humanitaria y le da provecho a su trabajo, en el sentido de poder brindarle seguridad a la población, que tienen muchas necesidades”, relató el joven marino.

Por su parte Walter Williams Trionfetti, nació en Apolinario Saravia hace 28 años y llegó a la Armada Argentina hace apenas 5, convencido de haber encontrado su vocación y dado un buen rumbo a su futuro. “Mi expectativa en Haití es buena, uno está preparado para una Misión de Paz, pero es mi primer viaje. Uno no puede programar qué va a vivir pero las nuevas tareas alimentan la experiencia y es positivo”, aseguró.

Salta en sus retinas

“Mi madre trabajaba para mantenernos, soy el más chico de 11 hermanos, y debía hacerme solo; por eso ingresé a la Escuela de Infantería de Marina a los 16 años inspirándome en uno de mis hermanos mayores que ya había ingresado a la Fuerza”, relató el suboficial Daniel Mamaní.

Recordó en su terruño la escuela primaria Juan Bautista Alberdi y su secundaria en el colegio Balbi Las Rosas; tuvo que dejar su Salta natal y forjar su destino al fallecer su padre cuando era un niño.

Para este marino salteño la carrera militar le ha dejado muchas y buenas experiencias. “Tengo que agradecer por lo que estoy viviendo aunque es difícil la ausencia; en este momento toda mi familia está en Salta, incluidos mi esposa y mis 4 hijos; pero uno sirve a la patria y eso significa dar todo”, concluyó Mamaní.

Para Pablo Monzón, Salta está muy presente. Su esposa con sus tres nenas lo esperan allí mientras dure la campaña. “En Salta también tengo a mis padres y cuatro hermanos; se extraña la tierra, la primaria en el Benjamín Cerrillo; en la Armada tuve oportunidad de conocer otros lugares como Haití, Puerto Rico y República Dominicana en distintas comisiones. Ser Infante de Marina es mi vocación.”, concluyó Pablo Monzón.

“Nací en Apolinario Saravia, un pueblo muy pequeño, de 7 mil habitantes, pero muy lindo por la gente y el afecto. Hice primaria y secundaria en la escuela 731. Tengo allí a cinco hermanos y a mi madre, así que todos los años viajo a mi pueblo natal”, dijo orgulloso Walter Williams Trionfetti, quien ahora vive en Bahía Blanca, al sur de Buenos Aires, junto a su esposa Mariana y su hijo Facundo de 4 años

“Cuando ingresé a la Armada, mi madre me apoyó mucho por tratarse de un futuro seguro y de una formación que conserva principios y valores. Puedo salir a volar en helicóptero, avión, navegar; el ámbito naval tiene mucha dinámica y actividades, pero lo mejor es la gente que uno la siente como su familia en cualquier lugar al que vaya”, concluyó el joven Trionfetti, quien se incorporó a la Armada como Tropa Voluntaria en el 2006, para luego ingresar a la Escuela de Suboficiales.

Haití hoy

Haití tiene una extensión de 27.700 km2. Su capital es Puerto Príncipe y posee 10 millones de habitantes. Su base étnica poblacional tiene un 95% de su origen en habitantes del África subsahariana. Más del 80% de la población vive bajo el índice de pobreza y dos tercios de ella dependen de la agricultura y la pesca.

Los huracanes, las inundaciones, el terremoto del 12 de enero del 2010, y actualmente el cólera han dejado al país caribeño entre el barro y la miseria. Muchas familias haitianas subsisten con la ayuda humanitaria.

Haití practica una forma de república semipresidencialista según la Constitución aprobada en 1987, pero su vigencia quedó suspendida en varias ocasiones, particularmente tras el golpe de estado militar de 1991 y la crisis de 2004, luego del derrocamiento del presidente Bertrand Aristide.

Durante la intervención de Naciones Unidas con ayuda humanitaria y de seguridad, la República de Haití celebró el pasado 28 de noviembre elecciones generales eligiendo presidente, senadores y diputados para un período de 4 años. Aún se espera los resultados definitivos del Consejo Electoral Provisional (CEP), por lo que René Preval continúa siendo su presidente.

Gaceta Marinera – Armada Argentina

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Tres marinos de Salta en Haití

Tres marinos oriundos de Salta partieron el mes pasado para cumplir Misión de Paz en Haití bajo mandato de las Naciones Unidas. Son parte del contingente argentino que contribuye al mantenimiento de la paz y seguridad en el país caribeño. Se trata de los suboficiales Infantes de Marina Daniel Marcos Mamaní, Pablo Monzón, y Walter Williams Trionfetti.

Desde 1994, Naciones Unidas organizó MINUSTAH (Misión de Estabilización en Haití); fuerza multinacional de 7.100 efectivos para apoyar el proceso de transición política, organizar la policía nacional y desmovilizar grupos armados. Argentina contribuye con un Batallón Conjunto –Armada, Ejército y Fuerza Aérea– de unos 500 hombres, arribando al país unos 170 marinos para el recambio de personal; entre ellos los tres salteños.

Daniel Marcos Mamaní es el marino más antiguo y con mayor jerarquía. Ingresó a la Armada a los 16 años y hoy es suboficial primero y auxiliar comando de la Infantería de Marina. Pablo Monzón es cabo primero y cumple funciones como apuntador en Haití. Walter Williams Trionfetti es cabo segundo artillero y viajó como conductor de vehículos blindados.

Para Daniel Marcos es su primera vez que en Haití, “pero estuve en Misión de Paz en la Isla de Chipre en 1997 y en el 2003 y Haití es una experiencia más que sumo”, relató el salteño nacido en capital hace 46 años.

Pablo Monzón tiene 29 años y también nació en Salta capital. Ingresó a la Escuela de Infantería de Marina a los 21 años y contó que ya participó en una Misión de Paz en Haití; “la experiencia fue muy buena, uno se siente importante dando ayuda humanitaria y le da provecho a su trabajo, en el sentido de poder brindarle seguridad a la población, que tienen muchas necesidades”, relató el joven marino.

Por su parte Walter Williams Trionfetti, nació en Apolinario Saravia hace 28 años y llegó a la Armada Argentina hace apenas 5, convencido de haber encontrado su vocación y dado un buen rumbo a su futuro. “Mi expectativa en Haití es buena, uno está preparado para una Misión de Paz, pero es mi primer viaje. Uno no puede programar qué va a vivir pero las nuevas tareas alimentan la experiencia y es positivo”, aseguró.

Salta en sus retinas

“Mi madre trabajaba para mantenernos, soy el más chico de 11 hermanos, y debía hacerme solo; por eso ingresé a la Escuela de Infantería de Marina a los 16 años inspirándome en uno de mis hermanos mayores que ya había ingresado a la Fuerza”, relató el suboficial Daniel Mamaní.

Recordó en su terruño la escuela primaria Juan Bautista Alberdi y su secundaria en el colegio Balbi Las Rosas; tuvo que dejar su Salta natal y forjar su destino al fallecer su padre cuando era un niño.

Para este marino salteño la carrera militar le ha dejado muchas y buenas experiencias. “Tengo que agradecer por lo que estoy viviendo aunque es difícil la ausencia; en este momento toda mi familia está en Salta, incluidos mi esposa y mis 4 hijos; pero uno sirve a la patria y eso significa dar todo”, concluyó Mamaní.

Para Pablo Monzón, Salta está muy presente. Su esposa con sus tres nenas lo esperan allí mientras dure la campaña. “En Salta también tengo a mis padres y cuatro hermanos; se extraña la tierra, la primaria en el Benjamín Cerrillo; en la Armada tuve oportunidad de conocer otros lugares como Haití, Puerto Rico y República Dominicana en distintas comisiones. Ser Infante de Marina es mi vocación.”, concluyó Pablo Monzón.

“Nací en Apolinario Saravia, un pueblo muy pequeño, de 7 mil habitantes, pero muy lindo por la gente y el afecto. Hice primaria y secundaria en la escuela 731. Tengo allí a cinco hermanos y a mi madre, así que todos los años viajo a mi pueblo natal”, dijo orgulloso Walter Williams Trionfetti, quien ahora vive en Bahía Blanca, al sur de Buenos Aires, junto a su esposa Mariana y su hijo Facundo de 4 años

“Cuando ingresé a la Armada, mi madre me apoyó mucho por tratarse de un futuro seguro y de una formación que conserva principios y valores. Puedo salir a volar en helicóptero, avión, navegar; el ámbito naval tiene mucha dinámica y actividades, pero lo mejor es la gente que uno la siente como su familia en cualquier lugar al que vaya”, concluyó el joven Trionfetti, quien se incorporó a la Armada como Tropa Voluntaria en el 2006, para luego ingresar a la Escuela de Suboficiales.

Haití hoy

Haití tiene una extensión de 27.700 km2. Su capital es Puerto Príncipe y posee 10 millones de habitantes. Su base étnica poblacional tiene un 95% de su origen en habitantes del África subsahariana. Más del 80% de la población vive bajo el índice de pobreza y dos tercios de ella dependen de la agricultura y la pesca.

Los huracanes, las inundaciones, el terremoto del 12 de enero del 2010, y actualmente el cólera han dejado al país caribeño entre el barro y la miseria. Muchas familias haitianas subsisten con la ayuda humanitaria.

Haití practica una forma de república semipresidencialista según la Constitución aprobada en 1987, pero su vigencia quedó suspendida en varias ocasiones, particularmente tras el golpe de estado militar de 1991 y la crisis de 2004, luego del derrocamiento del presidente Bertrand Aristide.

Durante la intervención de Naciones Unidas con ayuda humanitaria y de seguridad, la República de Haití celebró el pasado 28 de noviembre elecciones generales eligiendo presidente, senadores y diputados para un período de 4 años. Aún se espera los resultados definitivos del Consejo Electoral Provisional (CEP), por lo que René Preval continúa siendo su presidente.

Gaceta Marinera – Armada Argentina

Segir leyendo «Tres marinos de Salta en Haití»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *