Procesamiento para Suárez y Morcillo por el crimen de Diego Antonio Esper

El Juez de Instrucción Formal de Tercera Nominación, Pablo Farah, dictó el procesamiento de Rodolfo Benjamín Suárez por considerárselo probable autor penalmente responsable del delito de homicidio calificado por alevosía en perjuicio de Diego Antonio Esper y de Cristian Jesús Morcillo Castillo por ser probable autor del delito de encubrimiento. Para Suárez, el Juez dispuso además la prisión preventiva y su traslado al Servicio Penitenciario Provincial donde quedará alojado a la espera del juicio respectivo.

Esper fue hallado sin vida por sus familiares el 16 de setiembre pasado en la cama de una de las habitaciones de su departamento ubicado en calle Deán Funes de la capital salteña.

Entre el 9 y el 10 de septiembre, Esper mantuvo varios contactos telefónicos con un número asentado en Tucumán. Para individualizar al interlocutor de las llamadas, se acudió al número de IMEI (International Mobile Equipment Itentity) del teléfono celular con el cual se efectuaron los contactos. Este código identifica a los aparatos móviles unívocamente a nivel global, con independencia de la línea telefónica que se utilice.

El equipo identificado con dicho código, fue hallado en poder de Suárez. El aparato traficó con líneas telefónicas a nombre del mismo imputado.

Suárez fue, pues, el último en mantener contacto telefónico con Esper para acordar el contacto personal. El motivo principal de la presencia de Suárez en la ciudad era la operación de su esposa, pero previamente acordó encuentros con diversas personas en Salta para mantener relaciones sexuales.

El Juez en el procesamiento sostuvo que es posible sostener con grado de probabilidad que Suárez fue quien acabó con la vida de Esper en circunstancias en las que se encontraba en el departamento de la víctima, en un ámbito de confianza y luego de haber mantenido relaciones sexuales.

En el caso de Morcillo, fue determinante la remera secuestrada en su domicilio. Esta remera contenía, según el resultado del estudio comparativo de ADN, material biológico del lugar del hecho, es decir que lo coloca en el escenario del crimen. Morcillo tenía además en su poder la llave del departamento lo que le permitió al juez inferir que ingresó al lugar y al ver la escena, asumió una conducta tendiente a desvincularse no sólo del crimen sino de cualquier relación con la víctima misma.

El juez dispuso en el caso de Morcillo, la libertad provisoria.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.