Argentina: Bajos ingresos en el 30% de los hogares

 

Tres de cada diez familias en la Argentina -unos 2,3 millones de hogares- reciben mensualmente un ingreso total que es inferior o igual a $ 2150, monto que, según estimaciones de fuentes privadas, se aproxima al valor actual de la canasta de bienes y servicios básicos que marca el umbral de la pobreza.

 

Según informó ayer el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec), el ingreso medio que tienen los hogares de los centros urbanos del país es de $ 4394, de acuerdo con lo relevado en la encuesta de hogares del tercer trimestre del año. La cifra es un 24,5% superior a la de un año atrás, por lo que el ingreso real habría quedado levemente retrasado respecto del incremento que tuvieron los precios al consumidor, siguiendo también las estimaciones hechas por economistas y no los cuestionados datos de inflación oficiales.

De acuerdo con los números más recientes de la Fundación de Investigaciones Económicas Latinoamericanas (FIEL), el conjunto de alimentos básicos para que un hogar no sea considerado indigente cuesta $ 1109,30 para una familia integrada por un matrimonio joven y dos hijos pequeños, en tanto que una canasta ampliada de bienes y servicios básicos cuesta, siempre según esos cálculos, $ 2054,1. Ese relevamiento de precios tiene en cuenta los productos que el Indec incluye en las canastas, cuyos valores determinan el umbral de la indigencia y de la pobreza, respectivamente (las familias que no perciben recursos para cubrir el precio de esos bienes son consideradas indigentes o pobres).

Pero los precios informados por fuentes privadas u oficiales difieren en gran medida. Y, como se sabe, son los estimados por centros de estudios no gubernamentales los que se toman en cuenta, por ejemplo, para la negociación de salarios.

El cuadro de ingreso de la encuesta de hogares del Indec muestra que un 10% de los hogares percibe un ingreso inferior a los $ 1100, que es el valor de una canasta de indigencia. La mitad de las familias, en tanto, percibe recursos que suman no más de $ 3400 mensuales.

El reparto de la torta

Los datos difundidos ayer por el Indec marcan una leve mejora en la distribución del ingreso, en comparación con las cifras del tercer trimestre de 2009. Según el cuadro del ingreso per cápita familiar -cuántos recursos hay por cada persona que integra un hogar, ya sea que provengan del trabajo, rentas u otra fuente, como subsidios estatales-, el 10% más pobre de la población se queda con el 1,5% de la torta, y el 10% que le sigue, con el 2,9 por ciento. En ese segmento, hubo una mejora respecto del 1,2 y del 2,6%, respectivamente, que percibían en el tercer trimestre de 2009.

En el otro extremo, el 10% más rico no perdió participación, sino lo contrario: pasó del 32,6 al 32,9%, mientras que el 10% que le sigue en la pirámide sí resignó algo de su porción de la torta: pasó de tener del 17,4 al 16,9%. Y la diferencia entre el ingreso medio del 10% más rico frente al de la población más pobre se redujo de 28,2 a 22,6 veces.

Uno de los factores que parecen haber influido es el pago de la asignación por hijo, de $ 220, que comenzó en diciembre de 2009, por lo que no estaba vigente cuando se realizó la encuesta del tercer trimestre de 2009.

Sin embargo, al menos según advierten diferentes informes de economistas, no fue significativo el impacto de la asignación sobre los niveles de pobreza. De hecho, mientras que para el Indec la pobreza del primer semestre de este año alcanzó al 12% de la población y al 8,1% de los hogares (índices que se basan en precios que se consideran subestimados), consultoras como Ecolatina, SEL o el centro de estudios de la CTA ubican el índice en alrededor del 30 por ciento.

Las cifras del Indec marcan que, según los ingresos per cápita que llegan a los hogares, un 30% de las personas recibe hasta $ 625 por mes, en tanto que la mitad cuenta con recursos que no superan los $ 980. (LN)

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.