Salta en el ajedrez del cronograma electoral nacional

 

Con la mejora de la imagen de la Presidenta, en Casa de Gobierno evalúan que al oficialismo lo favorecería sumar triunfos a lo largo de 2011 antes de llegar a las elecciones nacionales. Cinco provincias confirmaron que se votará antes de octubre y podrían sumarse más.

 

Los sondeos de las últimas semanas que muestran a la presidenta Cristina Kirchner consolidada en el primer lugar de intención de voto y muy por encima de cualquier candidato opositor prometen alterar los planes del kirchnerismo para 2011. En principio, en algunos despachos de la Casa Rosada ya evalúan si no convendría armar un cronograma electoral escalonado, de manera de ir jalonando el año de triunfos del oficialismo y llegar a octubre surfeando en una ola victoriosa. Otra alternativa, mover algunas elecciones para que no haya domingos donde sólo se vote en provincias que ganará la oposición. Diferentes estrategias que deberán definirse cuando despunte el año electoral.

El panorama es bastante diferente al de unos pocos meses atrás, cuando la preocupación era la opuesta: se buscaba que la mayor parte de los distritos justicialistas eligiera sus autoridades en octubre para apuntalar el resultado nacional. “Eso cambió totalmente, hoy la Presidenta está arriba de cualquier dirigente peronista también en el interior”, explica un funcionario con despacho en la Casa Rosada. Al menos ya hay cinco provincias que anunciaron su convocatoria electoral desdoblada de la elección nacional, aunque hay algunas más que tienen esa alternativa en estudio.

Quien abrirá el calendario 2011 es Chubut. El gobernador y aspirante a la presidencia, Mario Das Neves, convocó para el 20 de marzo para elegir gobernador y vice y 27 legisladores provinciales. Elección rara para la Casa Rosada, con Das Neves ubicado en un espacio nebuloso que ya no es peronismo disidente pero menos aún oficialismo. El gobernador aspira a dar un empujón a su inexpresiva candidatura presidencial con un contundente triunfo de su delfín Martín Buzzi.

La posta, por ahora, la tomará Salta. El gobernador Juan Manuel Urtubey, quien buscará su reelección, convocó para el 10 de abril. El gobernador explicó que como un tercio de los salteños votará a través del sistema de voto electrónico, no le quedaba otra que desdoblar porque ese sistema no está habilitado para los cargos nacionales. Con todo, Urtubey conversó sobre esa cuestión con el ex presidente Néstor Kirchner en la semana previa a su fallecimiento. Kirchner le dijo que la fecha le parecía bien. En alguna reunión del Consejo del PJ, el joven mandatario también deslizó la posibilidad de armar un cronograma de desdoblamiento con otras provincias donde ganara el justicialismo, quedaron en estudiarlo y luego, con la muerte de Kirchner, nunca se retomó la idea que ahora empiezan a estudiar en la Casa de Gobierno.

Es probable que la de Salta no sea la segunda elección de 2011 y que haya alguna otra en marzo. El jefe de gobierno porteño, Mauricio Macri, amagó con hacerlo si este miércoles no le votan el Presupuesto en la Legislatura, pero con los conflictos por las ocupaciones que sucedieron en los últimos días, en su entorno explican que la idea quedó para otro momento. También está la alternativa de que sea Catamarca la que apure el llamado. Desde que gobierna el Frente Cívico es tradición que los comicios se convoquen para marzo. El gobernador radical Eduardo Brizuela del Moral, quien también buscará ser reelecto, tiene tiempo hasta fin de año para hacerlo. Si, como se cree, las convoca para el 27 de marzo, una alternativa que maneja la Casa Rosada es que una provincia justicialista vote el mismo día para emparejar el golpe de efecto. Alguien imaginó, por ejemplo, que Salta adelante dos domingos su convocatoria, pero Urtubey explicó que el cronograma ya está fijado y no puede moverse.

Por ahora no hay elecciones convocadas para mayo, mientras que el 26 de junio será el turno de Tierra del Fuego. Oscilante entre la oposición de centroizquierda y un apoyo crítico al gobierno nacional, la gobernadora Fabiana Ríos se deshizo del ARI y lanzó su Partido Social Patagónico con el que buscará un nuevo mandato. El desdoblamiento le vino bien para evitar encuadrarse en un posicionamiento nacional. La segunda vuelta en la provincia ya está pautada para el 3 de julio.

El primero de los distritos grandes en acudir a las urnas será Santa Fe, el 24 de julio. Sin reelección, el gobernador Hermes Binner busca asegurar el triunfo del Frente Progresista, pero la situación interna está que arde. Su favorito es su ministro de Gobierno, Antonio Bonfatti, pero el también socialista senador Rubén Giustiniani no se resigna. Por su parte, los aliados radicales del frente promueven al bien posicionado intendente santafesino Mario Barletta. El peronismo no la tiene más sencilla, con la histórica puja entre los seguidores de Carlos Reutemann y los kirchneristas de Agustín Rossi. Si no hay acuerdos en ninguna de las dos fuerzas, las internas ya están convocadas para el 22 de mayo.

También Tucumán desdoblará las elecciones de acuerdo a lo anticipado por el gobernador José Alperovich, pese a que en la Casa Rosada dicen no estar tan seguros. Desde aquella intervención de los años noventa, la provincia sufre un desfasaje en los mandatos que terminan en octubre, por lo que los comicios, explicó el gobernador, se harán el 28 de agosto. Con aspiraciones nacionales, a Alperovich no le disgusta el escenario de un contundente triunfo antes de las presidenciales.

Al frente de una fuerza provincial como el MPN, el gobernador de Neuquén, Jorge Sapag, ya adelantó también su intención de desdoblar la elección para huirle a la discusión nacional. Dijo que lo más probable es que sea entre mayo y junio, pero todavía no convocó. Otros que seguro también jugarán su carta de adelantamiento serán los hermanos Rodríguez Saá en San Luis, si es que no arman un alineamiento nacional potable a quien acarrearle sus votos en octubre.

Uno de los grandes interrogantes que queda pendiente es Córdoba, donde el gobernador Juan Carlos Schiaretti todavía no decidió su postura. Por semanas, los rumores indican que se inclinará a adelantar, mientras que por otras sostienen que unificará. En la Casa Rosada argumentan que la fecha de la convocatoria es el salvoconducto que le queda al gobernador para discutir cuál será su futuro con el candidato a sucederlo, José Manuel de la Sota. Luego de los últimos traspiés electorales en el distrito, en el Gobierno aseguran que la situación en Córdoba hoy es muy diferente y que no escapa al repunte que la imagen de la Presidenta muestra en todo el país.

Por el momento, el tablero está planteado así. Como es habitual en épocas en que la economía marcha, los oficialismos son los que cuentan con mayores posibilidades de triunfo. La cuestión es que la mayoría de los distritos que adelantan son opositores o, al menos, no oficialistas. En la Casa Rosada evalúan por estos días la mejor forma de mover las piezas para que las buenas chances de triunfo en todo el país se conviertan en certezas. (P12)

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.