Cerca de 400 mil argentinos sufren de artritis reumatoidea

Cerca de 400.000 argentinos sufren de artritis reumatoidea (AR) y el 75% son mujeres, reveló hoy un informe elaborado con motivo de la creación de la Alianza Federal de pacientes con esa enfermedad. Dieciocho grupos que integran la Asociación de Ayuda Mutua al Paciente con AR (AMAR) de la Argentina firmaron ayer una declaración en la que manifestaron su voluntad de aunar esfuerzos y trabajar en forma coordinada para concientizar a la población sobre esta patología que es discapacitante.

Antonio Catalán Pellet, jefe del Servicio de Reumatología del Hospital Rivadavia, de la Capital Federal, explicó que «en la artritis reumatoidea es el propio sistema inmunológico el que ataca al organismo». «Eso hace que sea una etapa de la vida muy compleja porque a la persona le dificulta su actividad laboral, realizar los quehaceres de la casa y le produce dolor persistente, lo que repercute inevitablemente sobre todo el núcleo familiar», puntualizó.

La demora en el diagnóstico de la enfermedad es uno de los principales motivos que puede causar daño articular permanente, deformidad y discapacidad en distintos estadíos de la AR. Por eso las sociedades médicas, asociaciones de pacientes e iniciativas particulares intentan concientizar a la población acerca del riesgo de la enfermedad, para que concurran a la consulta temprana y a la comunidad médica para que esté alerta a los síntomas.

El informe médico aclaró que contrariamente a lo que se cree, la AR es una forma frecuente de artritis que produce inflamación en la capa que reviste las articulaciones y otros órganos internos. Es una enfermedad crónica que afecta a distintas articulaciones y puede dañar el cartílago, huesos, tendones y ligamentos, produciendo discapacidad. La población a la cual afecta tiene una edad promedio entre los 13 y los 45 años, de los cuales un 75% son mujeres y también se puede manifestar en uno de cada 1.000 niños.

Héctor Cuello, paciente integrante del grupo AMAR de Mendoza, indicó que «la mayor complicación que nos genera esta patología es física». Cuello explicó que «uno se levanta a la mañana con las manos rígidas, con mucho dolor y aunque mejora con el correr de las horas, lo cierto es que uno tiene movilidad muy restringida y está limitado permanentemente». Destacó que la creación de esta alianza que lucha por los derechos de los pacientes con AR pretende «también que la comunidad nos conozca y comprenda lo que padecemos».

Por su parte, María Cristina Mitrovich, del Grupo AMAR de Tierra del Fuego, adelantó que «uno de los primeros objetivos que perseguimos como alianza consiste en lograr que en todas las provincias del país haya hospitales que cuenten con médicos especialistas en reumatología y con equipos interdisciplinarios de profesionales para tratar a las personas con AR». Debido a que la enfermedad puede afectar distintos órganos la sintomatología es muy variada y puede comprender desde dolor y rigidez muscular hasta estados de depresión, que deben ser investigados y medicados a tiempo para evitar el avance de la AR.

Télam

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.