Aprobó el Senado la creación del Servicio Cívico Voluntario

En una reñida votación, el Senado nacional aprobó en la tarde de ayer, con modificaciones, la creación del servicio cívico voluntario, un programa de capacitación en artes y oficios para jóvenes de entre 14 y 24 años, que se encuentren en situación de riesgo.


El objetivo es “darles una oportunidad de ser parte de la sociedad a miles de adolescentes que carecen la posibilidad de desarrollo, de absoluta indignidad en vivienda y salud” fundamentó la miembro informante senadora Sonia Escudero (Peronismo Federal).

A pesar de que uno de los proyectos fue presentado por el senador kirchnerista José Pampuro –quien estuvo ausente-, el bloque oficialista en su totalidad votó en contra de la iniciativa.

La peronista federal apuntó a “la ignorancia o la mala fe” de los que criticaron el proyecto, y resaltó: “Hay que tener los ojos, los oídos y el corazón abierto, estamos buscando un modelo que permita la educación en solidaridad”.

Aseguró que la iniciativa “no va a desnaturalizar el rol principal de las Fuerzas Armadas, no es una tentativa por militarizar a un sector de adolescentes, ni tampoco una reimplantación del Servicio Militar Obligatorio”.

“En esa franja etárea se calcula que son un millón los jóvenes que en la Argentina no estudian ni trabajan” agregó. Los beneficiarios recibirán una beca equivalente a tres asignaciones universales y podrán finalizar sus estudios formales primarios y secundarios. La beca no será incompatible con otros beneficios nacionales, provinciales o municipales.

“El servicio cívico voluntario se desarrollará en instalaciones de las Fuerzas Armadas que se encuentren disponibles o en otras instituciones que se encuentren con capacidades ociosas que resulten apropiadas para tal fin. En el caso de que las mismas no resulten suficientes, se deberá articular el uso de otras entidades estatales dentro de cada jurisdicción”, señala el proyecto en su artículo sexto.

Los ministerios de Educación y Defensa de la Nación y los organismos provinciales respectivos, designarán personal para el cumplimiento de los fines de la ley.

Las tareas educativas serán desempeñadas únicamente por personal docente y por personal técnico especializado. El personal militar podrá desempeñar tareas administrativas. En caso de ser requerida, podrá ser convocado para la capacitación técnica en oficios, y deberá ser supervisado en estas labores por personal designado por el Ministerio de Educación nacional y por los organismos provinciales correspondientes.

El contenido de los cursos será elaborado por el Ministerio de Educación de la Nación. Para que no queden dudas del tipo de capacitación que recibirán los jóvenes, el artículo 8º del dictamen dice taxativamente que “los ciudadanos no recibirán, bajo ninguna circunstancia, otros cursos o contenidos” que los definidos por ese ministerio.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.