Alertan por aumento de casos de meningitis en primavera

Especialistas aseguran que la mayoría de los brotes de la enfermedad se produce en esta estación y el principal grupo de riesgo son los niños. Por qué sucede y cuáles son las medidas de prevención.


La gran mayoría de los brotes de la enfermedad se producen en esta estación, y el principal grupo de riesgo son los niños, especialmente los menores de 1 año y los que tienen entre 1 y 5. La primavera es la estación de mayor riesgo porque los gérmenes empiezan a circular con el cambio de temperatura.

La meningitis por meningococo C es una enfermedad que conlleva riesgo de muerte. Por eso, es importante que los padres conozcan cuáles son las medidas preventivas básicas, como la vacunación, y algunas medidas de higiene personal y del hogar.

¿Qué es la meningitis?

La meningitis es la inflamación de las meninges, que es el nombre que reciben las membranas que recubren el sistema nervioso central, es decir, el cerebro y la médula espinal. Las meninges están bañadas por el líquido cefaloraquídeo.

Existen diversas causas que ocasionan la inflamación de las meninges. Entre las infecciosas, los virus y las bacterias son las más frecuentes. El problema radica en que no es fácil diferenciar si la meningitis es viral o bacteriana. Por eso, en todos los casos debe realizarse una punción lumbar para extraer una muestra del líquido cefalorraquídeo, que es lo que permite hacer un diagnóstico de certeza.

Se diagnostican entre 200 y 300 casos de meningitis por meningococo anuales. Entre un 10  y un 15 % de los niños que enferman por meningitis fallece en los primeros días

“La meningitis por meningococo C, uno de los tipos de meningitis bacteriana,  es una enfermedad que se trasmite por contagio. El hábitat natural de las bacterias que la provocan es la cavidad nasofaríngea, es decir, la garganta y la nariz, pero sólo en algunas personas penetra en el cuerpo y produce la enfermedad”, explicó Ricardo Teijeiro, jefe de Infectología del Hospital Pirovano.

“Los síntomas de la enfermedad son fiebre y escalofríos, dolor de cabeza intenso, náuseas y vómitos, cuello rígido, sensibilidad a la luz y alteración del estado mental.  Dada su veloz evolución, requiere de atención médica inmediata ya que sin tratamiento puede causar la muerte en menos de 24 horas.

También puede haber síntomas adicionales que se asocian a esta enfermedad como disminución del estado de conciencia, respiración rápida, inquietud, alimentación deficiente o irritabilidad en los niños“, señaló el especialista.

“En la Argentina, alrededor de un 20% de los casos de meningitis bacteriana que se presentan es meningocócica y, de esta cantidad, un 20% corresponde a meningococo C (según el Sistema Nacional de Vigilancia Epidemiológica del Ministerio de Salud e Instituto Malbrán). Este tipo de meningitis puede dejar graves secuelas tales como discapacidad mental o incluso provocar la muerte”, concluyó Teijeiro.

Formas de prevención

Vacunación: está indicada para la inmunización activa de bebés a partir de los 2 meses, niños, adolescentes y adultos. Puede administrarse junto a otros antígenos como la vacuna séxtuple u otras, así como con la vacuna de sarampión, rubéola, etcétera. Por eso es importante consultar al pediatra.

Lactancia materna: es imprescindible para reforzar el sistema inmunológico. Es necesario promover la lactancia y preservarla ante las dificultades que pueda presentar, ya que las madres optan por las mamaderas mucho antes de lo aconsejable, que son los 6 meses.

Evitar ambientes cerrados: no permanecer en sitios contaminados con gérmenes o viciados de humo de cigarrillo ya que impiden el recambio del aire y favorecen la irritación en las vías respiratorias. Es importante fomentar la ventilación de los ambientes en lugares con alta concentración de personas.

Cuidar la higiene personal y del hogar: lavarse las manos antes de consumir alimentos y luego de ir al baño. Debe ponerse especial énfasis en la limpieza y desinfección de pisos y baños, utilizando agua y lavandina. En el caso de comedores de escuelas, jardines de infantes y guarderías es importante no compartir vasos, utensilios, caramelos, toallas, chupetines y chupetes.

Consultar al médico: ante la existencia de cualquier síntoma recurrir a un especialista. Ante la sospecha de que el niño pueda tener meningitis o alguno de los síntomas hay que acudir a un servicio de urgencia o llamar al pediatra, pero nunca darle medicamentos por cuenta propia.

(Infobae)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.