En diez años se robaron 2.200.000 litros de combustible

Calculan que las pérdidas económicas rondan entre los 6 y los 8 millones de pesos desde 2000 hasta la actualidad. El Estado tiene grandes pérdidas, ya que percibe el 60 por ciento de la comercialización de la nafta y el gasoil. Con la cantidad de combustible robado en los últimos 10 años se podrían llenar los tanques de 55 mil vehículos.



Los ductos que transportan combustibles por más de 1.200 kilómetros desde las bocas de Campo Duran hasta las plantas de despacho en la provincia de Córdoba son saqueados a diario, particularmente en el norte de Salta, en el tramo que se extiende entre las localidades de Tartagal y Embarcación.

Según se estima, desde el año 2000 las pérdidas provocadas por esta situación rondan los 2.200.000 litros aproximadamente, que podrían llenar los tanques de 55.000 vehículos, que representan entre 6 y 8 millones de pesos. A lo largo de diez años la empresa petrolera Refinor denunció más de 200 ilícitos de este tipo. Se trata de un “robo hormiga” concretado mediante peligrosas intervenciones caseras, que se hacen a lo largo de una cañería monumental que atraviesa campos y ciudades. Este método de robo con actores fantasma tiene hasta el momento sólo tres detenidos, según se informó.

“Encontramos a alguien una vez por semana”, aseguran desde la empresa.“Uno esperaría encontrar boquetes en medio del monte, sin testigos. Pero en este caso lo hacen acá, en la ciudad”, comentó el titular de la Brigada de Investigaciones 4, de la Policía de la Provincia, Alberto Figueroa.

En la investigación no se descarta que “el narcotráfico sea uno de los posibles destinos del combustible”, aunque también apunta a estaciones de servicio, fincas y domicilios particulares.

“A precio de hoy se puede calcular una pérdida aproximada de entre 6 y 8 millones de pesos”, dijeron desde la compañía. Pero el principal perjudicado por este robo millonario no es Refinor, sino el Estado. El fisco dejó de percibir el 60% de ese monto, que le corresponde en concepto de impuestos.

Hansel y Gretel

Hace unos meses un hombre había instalado una tubería casera hasta su taller. “No fue muy difícil dar con el sujeto”, afirmó Figueroa, con una sonrisa, quien además asegura tener “controlada la zona” desde el último operativo, hace dos semanas. Ese día tres personas quedaron detenidas.

Cuando la Brigada de Investigaciones llegó al ducto, se encontró con una instalación casera “que todavía chorreaba”. No le resultó complicado distinguir un rastro de combustible, que se extendía por un camino.

“Era como un goteo muy claro, todavía fresco. Efectivamente, después de seguirlos dimos con los responsables que escapaban llevando unos remolques cisterna de 6.000 litros”, explicó.

Obviamente, este producto es comercializado de manera ilegal, sin que se emita ninguna factura por la venta. “Quienes lo compran saben a ciencia cierta cuál es su procedencia”, afirmaron en la empresa.

(El Tribuno)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.