Día del Renunciamiento

Se conmemoró y recordó el día del renunciamiento.

31 de agosto de 1951 – 2010.

Es momento de pensar cuantos de nuestros dirigentes tienen esa escencia patriotica que tuvo San Martin en Guayaquil o Evita un 31 de Agosto de 1951.


Tenemos casi un año para pensar quienes nos van a gobernar, empecemos a desandar los tiempos pre electorales y a observar quienes son los candidatos y quienes podrían sumar a la construcción del país y no retomar el cipayismo de los ’90.

Patriotas SI que los cipayos se vayan todos.

«El día del renunciamiento» 31 de Agosto 1951

Quiero comunicar al pueblo argentino mi decisión irrevocable y definitiva de renunciar al honor con que los trabajadores y el pueblo de mi patria quisieron honrarme en el histórico Cabildo Abierto del 22 de Agosto. Ya en aquella misma tarde maravillosa que nunca olvidaran mis ojos y mi corazón, yo advertí que no debía cambiar mi puesto de lucha en el movimiento peronista por ningún otro puesto. Desde aquel momento, después de aquel dialogo entre mi corazón y mi pueblo he meditado mucho en la soledad de mi conciencia he reflexionado fríamente. He tomado mi propia decisión en forma irrevocable y definitiva, presentada ante el Consejo del Partido Peronista y en presencia de nuestro jefe supremo, el Gral. Perón. Ahora quiero que el pueblo argentino por mi misma las razones de mi renuncia indeclinable. En primer lugar y poniendo estas pala bras bajo la invocación de mi dignidad de mujer argentina y peronista y de mi amor por la causade Perón, de mi Patria y mi pueblo, declaro que esta determinación surge de lo más intimo de mi conciencia y por eso es totalmente libre tiene toda la fuerza de mi voluntad definitiva. Por que el 17 de Octubre formule mi voto permanente, ante mi conciencia: Ponerme integralmente al servicio de los descamisados, que son los humildes y los trabajadores de mi patria. Tenia una deuda casi infinita que saldar con ellos. yo creo haber hecho todo lo que estuvo en mis manos para cumplir con mi voto y con mi deuda.No tenia entonces ni tengo en estas momentos más que una sola ambición,que de mi se diga, cuando se escriba el capitulo maravilloso que la historia dedicara seguramente a Perón, que hubo al lado de Perón una mujer que se dedico a llevar al presidente las esperanzas del pueblo y que esa mujer, el pueblo la llamaba cariñosamente EVITA. eso es lo que yo quiero ser…

Este emotivo y sentido discurso fue trasmitido el 31 de Agosto de 1951 a las 20 y 30 Hs. por la cadena Nacional de Radiodifusión. El país entero entristeció al oír esa voz tan particular.EVITA con voz grave y apagada leía el texto pausadamente, texto que había sido grabado al mediodía en la residencia presidencial.

Dolor por su renunciamiento y un gran orgullo por su valor, invadió las calles y cada rincón de las villas y barrios , de las fabricas y el campo.

Por iniciativa de la C.G.T , el 31 de Agosto fue incorporado a la historiografía Peronista como «El día del Renunciamiento».

La agrupación «DOCTRINA EN MARCHA», recuerda a la inolvidable compañera EVITA, rindiendole homenaje con la transcripción de su Renuncia. EVITA..PRESENTE..EVITA..PRESENTE..EVITA..PRESENTE..

Eduardo Visco

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.