La oposición dio media sanción al 82% Móvil para las jubilaciones

La Cámara de Diputados le dio media sanción y envió al Senado el proyecto impulsado por parte de la oposición que establece el aumento del haber mínimo jubilatorio al 82 por ciento del salario mínimo vital y móvil. El texto prevé también el cambio en la fórmula de movilidad y la recomposición de los haberes jubilatorios de acuerdo con el «fallo Badaro».


En la votación en general, realizada a las 3, los bloques opositores se impusieron por 136 a 89, en tanto que se registraron 16 abstenciones, pertenecientes en su mayoría a los bloques de centroizquierda.

La sesión, que se extendió por más de trece horas, se había iniciado a las 14.30 del miércoles con la presencia de 135 diputados pertenecientes a los bloques opositores que reunieron el quórum necesario para comenzar el debate.

Los legisladores oficialistas bajaron entonces al recinto para expresar su rechazo a la iniciativa por no establecer la forma en que se financiará.

Si bien la centroizquierda prestó quórum para iniciar el debate, los legisladores de ese espacio manifestaron sus reparos al dictamen de mayoría e insistieron con la redacción de su dictamen de minoría que incluía como financiamiento la restitución del 100 por ciento de los aportes patronales rebajados en la década pasada.

Pero finalmente, tras casi una hora de debate en particular, los autores del dictamen de mayoría consiguieron imponerlo en una votación de 121 contra 107 (con cinco abstenciones), en la que los bloques de centroizquierda se manifestaron en contra, junto con el oficialismo y sus aliados.

Al defender el dictamen de mayoría, el diputado del Peronismo Federal, Mauricio Ibarra, titular de la comisión de Previsión, afirmó que los jubilados «necesitan» la sanción del proyecto para que sus haberes tengan «un correlato con el salario de los argentinos».

La postura del Frente para la Victoria fue expresada por el titular de la comisión de Presupuesto, Gustavo Marconatto, quien destacó que «fuimos los únicos que recuperamos el haber de los jubilados» en los últimos años y recordó que desde 2003 los salarios de la clase pasiva aumentaron «en más de 500 por ciento».

A su turno, el diputado Claudio Lozano, miembro informante del dictamen de minoría firmado por Proyecto Sur, el SI, el socialismo y el GEN, sostuvo que los recursos «alcanzan y sobran» para implementar el 82 por ciento móvil y cuestionó el dictamen de mayoría por no incluir fuentes de financiamiento.

También desde Proyecto Sur, Fernando `Pino` Solanas, consideró que con el aumento «vamos a dar un paso para acabar con esta lógica perversa que ha postergado a la clase pasiva» y enfatizó: «No hay razón alguna para no tener el 82 por ciento móvil porque recursos hay en la Argentina».

En el cierre del debate el jefe del bloque del Frente para la Victoria, Agustín Rossi, dijo que «somos parte de este gobierno y nos sentimos orgullosos de lo que se ha hecho en materia previsional. El principal trazo progresista inclusivo es haber llevado la jubilación mínima de 150 pesos, en 2003, a los 1.050 que se cobrarán en septiembre».

«No nos van a llevar a un camino que termine impactando contra el sistema previsional, esta discusión es una salto al vacío», remarcó, al tiempo que endilgó a los opositores que «les importa poco el 82 por ciento móvil o los jubilados, sólo les importa darle una derrota al gobierno».

De acuerdo con el proyecto aprobado, el haber mínimo pasaría de $1046 a $1427 y quedaría fijado en 82% del salario mínimo de los trabajadores en actividad (1740 en agosto y 1840 pesos en enero de 2011), a la vez que propone modificar el índice de actualización semestral.

Asimismo, según el proyecto, se incrementarían las jubilaciones que habían quedado congeladas entre 1991 y 1995, y entre 2002 y 2006, de acuerdo con lo dispuesto por la Corte Suprema en el denominado caso Badaro.

www.elargentino.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.