Manzur y Timerman, los más ricos del Gabinete nacional

Según la información brindada por los 15 ministros y tres secretarios de Estado a la Oficina Anticorrupción (OA), el jefe de la cartera de Salud, Luis Manzur, es el más acaudalado, con un patrimonio de $ 5.057.489. Lo sigue la última de las incorporaciones al Gabinete, el canciller Héctor Timerman, que declaró $ 4.176.222. Son los únicos ministros cuyo patrimonio supera el millón de dólares.


En el fondo de la lista se ubica la ministra de Desarrollo Social, Alicia Kirchner. La cuñada de la presidenta de la Nación declara como único bien registrable un automóvil Toyota Corolla de 2006. Llegó a la función pública con $ 100.722 y siete años después sus bienes informados suman $ 78.715. Es la única que dice haber perdido dinero desde que llegó a la función pública, en 2003.

LA NACION analizó las declaraciones juradas patrimoniales correspondientes a 2009 presentadas el mes pasado por los ministros ante la OA. Las comparó con los informes que habían acompañado cuando accedieron a sus cargos. También analizó las de los secretarios de Estado Héctor Icazuriaga (Inteligencia), Carlos Zanini (Legal y Técnica) y Oscar Parrilli (Secretaría General). Lo declarado por estos 18 funcionarios suma $ 24.118.687, según estos últimos informes.

En los casos de Manzur, Timerman, Enrique Meyer (Turismo), Julio Alak (Justicia), Alberto Sileoni (Educación) y Julián Domínguez (Agricultura), es su primera declaración como ministros, por haberse sumado recientemente al Gabinete. El tucumano Manzur, el número uno del ranking, llegó al gabinete el 1° de julio de 2009, en reemplazo de Graciela Ocaña. Era vicegobernador de Tucumán. En su última declaración dijo tener bienes por $ 5.057.489. Cuenta con 24 propiedades entre campos, terrenos, departamentos, una casa y locales, además de un Volkswagen Passat de 2007 y un cuatriciclo Honda.

El segundo, Timerman, ex embajador en los Estados Unidos, informó que su fortuna está repartida entre obras de arte, muebles y tres empresas: una constructora, una sociedad de vitivinicultura y una de servicios. Está casado con Anabel Sielecki, miembro de una acaudalada familia que maneja un importante laboratorio farmacéutico.

Débora Giorgi, otro de los últimos funcionarios que desembarcaron en el gabinete, está tercera en la lista de ministros según sus bienes declarados, con $ 2.278.738. En 2008 había manifestado tener $ 1.567.358. Se destacan parte de un departamento en Puerto Madero; otro en Punta del Este, que declara su marido; un yate de $ 500.000, y un Mini Cooper.

Le sigue Julio De Vido, con un patrimonio declarado de 1.719.844 pesos, 336.690 pesos más que cuando asumió, en 2003. Informa un departamento en Palermo, un Lada Niva de 2001 y una Toyota Hillux de 2006.

Florencio Randazzo tuvo un salto en su patrimonio declarado en los últimos dos años. Pasó de $ 1.141.701 en 2008 a $ 1.657.811. Sus bienes destacados son casas y departamentos en su Chivilcoy natal, Mar del Plata y La Plata, que había adquirido antes de ser ministro. Además, tiene acciones en la empresa Agrometal, en una constructora, en un salón de fiestas y en una heladería y confitería. Su auto es un Citroën Xara Picasso.

Julio Alak, el ministro de Justicia desde 2009, es el sexto en el ranking. En su declaración informa un patrimonio de $ 1.513.660, formado por una casa, terrenos y departamentos en La Plata, Gonnet y Mar del Plata, además de dinero en efectivo y una camioneta Honda 4×4 de 2000.

En la franja del millón de pesos declarados también se ubica Carlos Tomada (Trabajo), cuyo patrimonio pasó de $ 478.559 en 2003 a $ 1.207.016 en 2009. Se destacan su casa de Palermo, de 344 m2, adquirida en 1993, y su departamento de Congreso. Maneja un Golf 2003 y tiene con la AFIP una deuda de $ 41.533. Aníbal Fernández, el ministro todo terreno, estuvo a cargo de la cartera del Interior, de Justicia y ahora de la Jefatura de Gabinete. Lo suyo son los ladrillos. Ex intendente de Quilmes, llegó al gabinete con $ 703.488 declarados y ahora jura tener bienes por $ 1.096.914. Informa casas y locales, todos en Quilmes excepto un departamento situado en Villa Gessel de 163 metros cuadrados, adquirido en 2007. Suele cambiar el auto cada dos años, pasó de un par de Renault Clío en 2003 a un Peugeot 307 y un Volkswagen Passat, hoy.

Zanini, que acompaña a los Kirchner desde 2003 en el gobierno nacional, inició su gestión con $ 437.943 y ahora declara $ 974.452. Conserva su casa de Río Gallegos de 625 metros cuadrados y una empresa de venta de repuestos de autos. Declara además una Toyota Hillux 2007, con asientos de cuero, y un Honda Civic 2006.

Le sigue en patrimonio Amado Boudou, cuyo estilo de vida se puede adivinar por su declaración jurada. Su patrimonio asciende a $ 880.160. Compró en 2008 un departamento en Puerto Madero de 91 metros cuadrados, por el que dijo haber pagado $ 673.200. Su pasión son las motos: tiene una Harley Davidson de $ 73.000 y una BMW de $ 91.600. Maneja un Audi A Quatro y, además, conserva su Honda Civic 1992. Vendió su moto Yamaha Virago, un Mini Cooper y una lancha rápida Smuggler. También informa que tiene una inmobiliaria en Mar del Plata, donde inició su carrera.

Nilda Garré ingresó al gobierno en 2000, como secretaria de Asuntos Políticos del Ministerio del Interior. Entonces ya declaraba ser titular de un Registro de la Propiedad Automotor, que todavía conserva, y un patrimonio de $ 304.200. Ahora declara tener $ 789.182. Tiene además una casa en Palermo, otra en Canning y un departamento en Pinamar, todos comprados antes de ser funcionaria. Sigue con el mismo Renault Laguna 1996, que ya tenía hace diez años.

Le sigue Enrique Meyer, que pasó de secretario a ministro de Turismo. Declaró en 2008 $ 725.331. Sus bienes son terrenos en El Calafate, adquiridos entre 2002 y 2004. El más chico de 2000 metros cuadrados, en $ 2749, y el mayor de 8300 metros cuadrados, en $ 15.200. Tiene una casa de 980 metros cuadrados, en un barrio cerrado de Pilar, que le costó $ 460.000 en 2006.

Julián Domínguez, el flamante ministro de Agricultura, declaró en 2009 un patrimonio de $ 565.011. De Chacabuco, tiene allí su casa y una compañía de transporte de cargas.

Entre los que declaran menos fondos se encuentra Parrilli, con $ 472.720 de patrimonio. Además de tener casas, departamentos, locales y terrenos en la Patagonia, afirmó que en 2007 adquirió un lote de 300 m2 en El Calafate a $ 6613 y que lo vendió en 2009 en $ 20.000. Tuvo una lancha Yamaha, que vendió, no así su propiedad en el Yacht Club Neuquén, del Lago Marimenuco.

El patrimonio declarado por Icazuriaga saltó de $ 73.994 en 2003 a $ 435.262 en 2009. Sus bienes son su antigua propiedad en Río Gallegos y su departamento de 143 metros cuadrados. Casi al final del ranking están los «académicos»: el ministro de Educación, Alberto Sileoni, declaró un patrimonio de $ 239.800. Tiene una casa en Marcos Paz y un departamento en Caballito. Conserva su Ford Galaxi 2001. Lino Barañao, ministro de Ciencia y Tecnología, había informados en 2007 bienes por $ 182.592 y en 2009, por $ 320.599. Tiene un departamento en Chacarita y un Ford Fiesta modelo 2005.

Alicia Kirchner quedó incluso por debajo de ellos. Su patrimonio declarado disminuyó después de que se separó y su casa quedó a nombre de sus hijas.

UNA INFORMACION DE ACCESO PUBLICO

Las declaraciones juradas de los funcionarios son de acceso público. Están depositadas en la Oficina Anticorrupción. El trámite para acceder a ellas es simple: los pedidos se realizan por Internet y a las 72 horas están disponibles. Para calcular los patrimonios de los funcionarios, LA NACION sumó los bienes declarados por cada uno (y por sus cónyuges e hijos menores), agregó las acreencias y restó las deudas. Entre el valor de adquisición y la valuación fiscal de las propiedades se tomó el mayor valor. En sus declaraciones, los funcionarios dicen, bajo juramento, que no tienen más bienes que los que informan ni otros ingresos.

 

Paz Rodriguez Niell y Hernan Cappiello

LA NACION

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.