Evalúan si es viable construir una bodega comunitaria en Cafayate

El Gobierno anunció fondos para que la Cooperativa de Productores Vitivinícolas termine su bodega. Dieron marcha atrás con la idea inicial de convocar a una consulta popular para que los cafayateños decidan.

Mientras crece la controversia por la idea de construir una bodega comunitaria en la zona de Cafayate, en tierras fiscales de Tolombón, funcionarios provinciales salieron a anunciar fondos de un millón y medio de pesos que serán destinados a la Cooperativa de Productores Vitivinícolas para terminar la bodega, obra que se encuentra suspendida desde hace un tiempo.

Así lo confirmaron anoche fuentes del Gobierno provincial, quienes indicaron también que funcionarios del área de Desarrollo Económico visitaron las instalaciones de la cooperativa cafayateña en las últimas horas, donde hicieron un relevamiento sobre las obras inconclusas y los fondos necesarios para su terminación.

No habrá consulta

El anuncio sobre la construcción de una bodega comunitaria en tierras fiscales en Tolombón generó una fuerte polémica entre los productores de uva y los bodegueros. Estos últimos consideran que el emprendimiento se trata de una competencia desleal que se promueve desde el Estado. También en esta línea se anotó la Cooperativa de Productores Vitivinícolas de Cafayate, que reclamó políticas para defender la producción y avanzar hacia la calidad de los productos, además de reclamar la ayuda para terminar la construcción de su propia bodega, hecho que al parecer finalmente se va a concretar con los fondos nacionales gestionados por el Gobierno de la Provincia.

No obstante ello, la idea de la bodega comunitaria sigue siendo un tema de duras discusiones dentro y fuera del Gobierno.

Ayer, mientras la polémica iba en aumento, el propio gobernador Juan Manuel Urtubey salió a anunciar la posibilidad de llevar una consulta popular a Cafayate para que los pobladores del lugar decidan la continuidad o no de la bodega comunitaria que nucleará a pequeños productores y empresarios del vino. Luego de varias horas de debate, finalmente la idea quedó totalmente descartada.

Temen que se desprestigie la Ruta del Vino

Para los bodegueros de Cafayate, el proyecto de la bodega comunitaria no reúne las condiciones económicas mínimas para ser viable.
Consideran, en cambio, que entraña varios riesgos, entre ellos, el de que se vea deteriorada la imagen de la Ruta del Vino como sinónimo de calidad.

Señalan cuestiones técnicas, como las inversiones que debe efectuar el productor de uvas para asegurar un vino de alta calidad. Ese gasto equivale a unos cinco mil dólares anuales por hectárea, cifra que excede el presupuesto de los pequeños viñateros a los que se dirige la iniciativa.
Consideran, además, que es imposible adaptar las prestaciones de la bodega comunitaria a las necesidades particulares de cada pequeño productor.

Para los empresarios vallistos, el objetivo de mejorar el precio y la rentabilidad debe buscarse reconvirtiendo viñedos para generar uvas finas, brindando tecnología que optimice la calidad y capacitando a los productores.

Básicamente, opinan que sería mucho mejor asignar fondos para la Cooperativa de Productores Vitivinícolas, que podrían ser utilizados para que esta entidad construya su propia bodega, en vez de construir la que proyecta la administración provincial.

El ingeniero Osvaldo Domingo sostuvo que las posibilidades de elaboración pueden canalizarse a través de bodegas ya instaladas en Cafayate, y con un costo para los productores muy inferior al que tendrían que afrontar en el proyecto comunitario. La otra alternativa en beneficio de los pequeños viñateros consiste en asistirlos para que produzcan vinos artesanales, se inscriban en el Instituto Nacional de Vitivinicultura y sean reconocidos dentro de la Ruta del Vino.

Domingo advierte también sobre eventuales asistencias financieras del Estado que terminen interfiriendo en el sistema productivo y se conviertan en competencia desleal.

Superficie y producción

Las bodegas más grandes en la zona no superan las 300 hectáreas de superficie cada una y lograron, a lo largo de los años, especializarse en variedades y productos de alta calidad.

Este trabajo en pequeñas superficies de producción requiere, según los viñateros y bodegueros, una inversión de 4 a 5 mil dólares anuales por hectárea, sólo para la producción y el mantenimiento del cultivo para conseguir buena calidad. Las vides comienzan a producir en baja escala, recién a los dos años como mínimo, luego de implantadas.

Poco, pero bueno

De esta forma los productores aseguran que el prestigio y reconocimiento de los vinos cafayateños se consiguieron en base una idea inicial: competir en el mercado con calidad y poca producción.
“La colocación de vinos en el mercado es lo mas difícil de conseguir y nosotros lo logramos en base a un enorme esfuerzo e inversión para obtener el prestigio internacional que hoy tiene lo vinos cafayateños” afirmaron los bodegueros.

(El Tribuno)

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Evalúan si es viable construir una bodega comunitaria en Cafayate

Mientras crece la controversia por la idea de construir una bodega comunitaria en la zona de Cafayate, en tierras fiscales de Tolombón, funcionarios provinciales salieron a anunciar fondos de un millón y medio de pesos que serán destinados a la Cooperativa de Productores Vitivinícolas para terminar la bodega, obra que se encuentra suspendida desde hace un tiempo.

Segir leyendo «Evalúan si es viable construir una bodega comunitaria en Cafayate»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.