La UNESCO amplía el Patrimonio Mundial con 21 nuevos sitios

El Comité de Patrimonio Mundial de la UNESCO añadió 21 nuevos sitios a la lista del Patrimonio Mundial, desde la Isla de la Reunión a cuevas prehistóricas en México, en su 34ª reunión, celebrada en Brasilia, que también abordó temas de fondo, como una mayor representación de los países en desarrollo frente a la super-representación europea.


La ciudad episcopal de Albi en Francia; el Atolón de Bikini de las Islas Marshall (que sufrió 67 explosiones nucleares entre 1946 y 1954); el cinturón de canales de Ámsterdam del siglo XVII de oro holandés y el Bazar histórico de Tabriz, en Irán, son algunos de los nuevos sitios con los que la lista del Patrimonio reconocido por la UNESCO llegó a 911 en todo el mundo.

Uno de los últimos lugares añadidos a la lista el lunes fue una área de 100.000 hectáreas que representa casi la mitad de la Isla francesa de la Reunión, en el Océano Índico, «escenario de máxima belleza y biodiversidad única», destacó Tim Badman, de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (IUCN), que recomendó la inscripción.

Fueron también reconocidos la ciudad imperial Thang Long del siglo XI (Vietnam) y, en México, el Camino Real de Tierra Adentro (utilizado desde el S.XVI para transportar la plata entre México y Estados Unidos) y las cuevas prehistóricas del Valle Central de Oaxaca.

Otros cinco sitios fueron introducidos en la lista del Patrimonio en Peligro, entre estos los bosques tropicales de Atsinanana, en Madagascar, y el Parque Nacional Everglades, en Estados Unidos.

Las Islas Galápagos, laboratorio de las teorías de la evolución de Charles Darwin, fue el único lugar que abandonó la lista de Patrimonio en Peligro, en reconocimiento al esfuerzo de Ecuador para afrontar el turismo descontrolado, la excesiva pesca e introducción de especies no autóctonas.

La ciudadela Inca Machu Picchu en Perú se libró de integrar esa lista.

De los 21 nuevos sitios reconocidos como Patrimonio Mundial, 15 fueron de países en desarrollo.

«Ha habido una voz muy presente de los países del Sur en esta 34ª Convención del Patrimonio Mundial celebrada en Brasilia», resumió como uno de los aspectos más destacados el Director Adjunto de Cultura de la UNESCO, Francesco Bandarin.

Un tema que planeó en la convención fue la petición del ministro de Cultura de Brasil, Juca Ferreira, que presidió las reuniones, de un debate en la UNESCO para conseguir mayor representación de los países del Sur en la lista del Patrimonio Mundial. «Existe un cierto desequilibrio, de manera que los bienes culturales de África, América Latina y una parte de Asia no están tan representados» como la milenaria cultura europea, dijo.

 

Otra cuestión planteada es el reconocimiento de patrimonios sin Estado, como el caso de los territorios Palestinos. «Promovimos conversaciones entre Israel y representantes palestinos», dijo el director cultural de la UNESCO, que citó como bienes que podrían ser reconocidos la Iglesia de la Natividad, en Belén, y Jericó.

 

La recuperación del patrimonio perdido en Haití tras el devastador terremoto sufrido este año ocupó también algunas reuniones paralelas.

 

Las reuniones del Comité de Patrimonio Mundial de la UNESCO comenzaron el 25 de julio y se extienden hasta este martes, en una última jornada de deliberaciones internas. Fueron 21 nuevos sitios reconocidos como Patrimonio Mundial, otros siete fueron ampliados y uno que era reconocido como patrimonio natural ganó también un reconocimiento cultural.

 

Qhapaq Ñan – Camino Principal Andino

 

Las repúblicas de Argentina, Bolivia, Chile, Colombia, Ecuador y Perú comparten un patrimonio común de valor excepcional: El Qhapaq Ñan o Camino Principal Andino.

 

Durante los últimos tres años el Centro de Patrimonio Mundial ha colaborado con estos países en un proyecto pionero: la preparación de una sola nominación para la inclusión del Qhapaq Ñan en la Lista del Patrimonio Mundial con un proyecto de cooperación regional original e innovador

 

El Qhapaq Ñan también conocido como El Camino Principal Andino, fue la columna vertebral del poder político y económico del Imperio Inca. La red de caminos de más de 23000 km de largo conectaba varios centros de producción, administrativos y ceremoniales construidos en más de 2000 años de cultura andina pre-inca.

El eje principal del camino, también conocido como el Camino Real en la calzada que corre a lo largo de las cumbres andinas y es el más visible entre Quito y Mendoza. Se suman a esta columna vertebral sobre las cimas más altas de la cordillera, otras rutas que corren de norte a sur a lo largo de la costa del Pacífico. El Imperio Inca organizó su red caminera en una escala continental; sus caminos son una expresión invaluable del espíritu de organización y planificación de la mano de obra disponible y constituyó un instrumento clave en la unificación del Imperio, física y organizacionalmente.

Esta ruta es la demostración de un valor universal a gran escala. Reuniones de expertos han sido realizadas para identificar la significación cultural y el valor unitario de la red completa con la perspectiva de considerar opciones para su inclusión en la Lista de Patrimonio Mundial a través de varias formas de cooperación técnica.

Los Incas del Cuzco lograron la construcción de esta infraestructura con un carácter unitario en menos de un siglo, haciéndolo coherente funcionalmente y estableciendo centros adicionales de comercio, intercambio, producción y culto, adaptando los sectores de producción a la topografía y el clima en cada piso ecológico que se encuentra a lo largo del Camino. El Camino también expresaba su armoniosa relación con su gente y su adaptación al complejo paisaje andino. Hoy en día, el paisaje cultural del Qhapaq Ñan forma un excepcional telón de fondo, en donde las culturas andinas continúan transmitiendo un mensaje universal: la habilidad humana para convertir uno de los escenarios geográficos más duros del continente americano en un entorno habitable.

 

Antecedentes- Proceso de Nominación

 

En mayo de 2001, Perú tomó la iniciativa de incluir el Qhapaq Ñan en su Lista Tentativa, los Gobiernos de Argentina y Chile se unieron a ella. En marzo de 2002, durante la primera reunión del Informe Periódico del Patrimonio Mundial, los puntos focales de Argentina, Bolivia, Chile, Ecuador y Perú elaboraron el documento “Rutas andinas pre-hispánicas y las rutas del Tahuantituyo”, que resumía sus propuestas para un futuro avance en la iniciativa.

El 29 de enero de 2003, en la sede de la UNESCO en París, los Delegados Permanentes de los países andinos solicitaron por consenso al Centro de Patrimonio Mundial hacerse cargo de la coordinación del proyecto y colaborar en el proceso de nominación. Este marco de coordinación constituido por orientaciones metodológicas para idear el proceso de inclusión para un sitio compartido por seis Estados Parte a la Convención del Patrimonio mundial, es la primera experiencia de este tipo en la unidad de América Latina y el Caribe en el Centro de Patrimonio Mundial.

 

A continuación de estas reuniones, otras 7 reuniones técnicas fueron realizadas en el Cusco (Perú), París (Francia), La Paz (Bolivia), Santiago (Chile), Quito (Ecuador), Buenos Aires (Argentina) y Pasto (Colombia). Dichas reuniones sentaron las bases de este ambicioso proyecto de nominación involucrando a los responsables de sitios y a los tomadores de decisiones. Además dos reuniones del Comité Científico se realizaron para desarrollar el desarrollo temático de la nominación. En octubre de 2006 se llevó a cabo una reunión de expertos jurídicos en París para discutir las implicaciones y requerimientos legales y jurídicos que este denominación requiere.

 

El proceso de nominación refleja la conceptualización y desarrollo de una metodología participativa que necesariamente debe involucrar a las culturas que viven y habitan a lo largo del Camino Principal Andino.

 

Los siguientes logros han sido obtenidos:

 

Más de 300 participantes involucrados en 6 diferentes países.

La inventariación de más de 15 000km de caminos.

Seis equipos multidisciplinarios nacionales

La creación de fichas de registro temático y tipográfico para inventariar los sitios que tienen relación con el Camino.

La inclusión de la historia oral en la concepción de la futura nominación.

La colaboración de 20 grupos de renombrados expertos en el Qhapaq Ñan.

La concepción y construcción de un instrumento jurídico para asegurar una apropiada construcción y gestión del Qhapaq Ñan a nivel internacional.

(internet)
Salir de la versión móvil