Llamen, ¿a los cazafantasmas?: Calavera atemoriza al barrio Autódromo

El viernes en la mañana un cráneo con restos de tejido fue encontrado abandonado en la vía pública en el barrio Autódromo. Tres bailanteras aseguran que vieron un espanto sin cabeza en adyacencias de un yuyal, sobre el final del barrio.



Notificada la policía del macabro hallazgo, desde jefatura se ordenó un rastrillaje sin par sobre las laderas de los cerros aledaños al núcleo urbano, búsqueda que incluyó perros de la división canes y que culminó ayer sin ningún tipo de novedades.

El hecho se denunció a las 7.15 cuando Roxana Frías, con domicilio en calle Tadeo Tadías al 100, del barrio Autódromo, salió a sacar la basura y advirtió un llamativo bulto negro que atrajo su curiosidad de inmediato. Lo que parecía una bolsa negra de pronto se convirtió en una calavera semicalva y con restos de tejido. Horrorizada, llamó a la policía, que en minutos implementó la búsqueda del resto del cuerpo.

Minutos después, familiares del joven Eduardo Acuña, desaparecido hace meses en esa barriada, acudieron al lugar.

Misterio

El misterio de la calavera del barrio Autódromo -que ayer tuvo otro capítulo- corrió como un reguero de pólvora.

Tal es así que tres mujeres, que regresaban de una bailanta en la madrugada de ayer, denunciaron a este medio que vieron un espanto sin cabeza en las postrimerías de ese núcleo habitacional y lo relacionaron con el hallazgo del último fin de semana.

Las mujeres, que habitan en un asentamiento que se encuentra detrás del Autódromo, llamado Las Colinas, aseguraron que volvieron tras sus pasos y abordaron la línea 2A para evitar pasar por esos yuyales.

Investigadores del tema no descartan que algún perro haya desenterrado parte de un cadáver y sólo se llevó la cabeza, por lo que se estaría enfrente de un homicidio aún sin resolver. También se maneja la posibilidad de que haya llegado allí por algún ritual satánico.

Aseguraron que es muy improbable que los restos pertenezcan a algún cementerio. Se trata de un caso que podría tener impensadas revelaciones, confesó un experto investigador, para quien la aparición de parte de un cuerpo representa un desafío.

“Nuestros agentes están trabajando sobre varias hipótesis: desaparecido, culto satánico, brujería y lo más grave sería un crimen, que comenzó a develarse con este hallazgo”, reveló.

(El Tribuno)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.