La Sinfónica presenta el Réquiem de Verdi

El martes 13 de julio, a las 21.30, en el Teatro Provincial de Salta, la Orquesta Sinfónica de Salta junto al Coro Polifónico Nacional y destacados solistas de la música nacional, pondrán en escena una obra de grandes dimensiones: la Misa de Réquiem de Giuseppe Verdi. Las entradas están en venta en la Boletería del Teatro (Zuviría 90). 


Bajo la dirección general de Enrique Roel, se destacarán en los roles solistas la soprano Soledad de la Rosa, la mezzosoprano María Cecilia Díaz, el tenor Enrique Folger y el barítono Homero Pérez Miranda.

La Misa de Réquiem es una obra majestuosa compuesta por Verdi a los 61 años, resultado del dolor y el sentimiento piadoso que despertó en el músico la desaparición de una de las glorias de la literatura italiana y mundial: Alessandro Manzoni. Es una de sus creaciones de mayor celebridad, tan interpretada actualmente como su «Rigoletto» o «Aída».

Después del sepelio, Verdi propuso ese homenaje al gobierno de Milán mediante el editor Giulio Ricordi.

Un año más tarde, en mayo de 1874, se encontraba en la iglesia de San Marcos para dirigir su obra con un coro de 120 voces, una orquesta integrada por los mejores instrumentistas de la región y un elenco que incluyó a la primer intérprete de su «Aída», Teresa Stolz, la mezzosoprano María Waldmann, el tenor Giuseppe Capponi y el barítono Armando Maini.

La aceptación del público fue inmediata aunque, como es frecuente con las creaciones de particular genialidad, no faltaron los críticos que la atacaron brutalmente y sin consideración alguna.

Alguien se atrevió a escribir que el Réquiem de Verdi mostraba «ausencia de musicalidad», mientras que otros dijeron que se trataba de «una prepotente profesión de fe católica» o un insólito ejercicio «agnóstico, dramático y popular».

En el Réquiem de Verdi se muestran desde su mismo inicio, todos los elementos que el misterio de la muerte ha depositado en la humanidad entera.

En el mismo coexiste un himno a los seres vivos, a las angustias y enigmas que forman parte de todo periplo vital, con la omnipresente sombra de la muerte que, finalmente, es el adecuado contraste para el milagro de la vida.

La Misa de Réquiem, de Giuseppe Verdi, comprende en su programa: «Réquiem y Kyrie», «Dies irae», «Offertorium», «Sanctus», «Agnus Dei», «Lux aeterna» y «Libera me», cuya duración aproximada es de 85 minutos.

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.